sucesos

Vilarrubí ejerce la acusación por la muerte de un fotógrafo presuntamente en un ritual chamánico con Nacho Vidal

El  montisonense quiere defender el  honor del fallecido y que no se vuelva a repetir el ritual. Los tres investigados están en libertad provisional

Javier Vilarrubí
Javier Vilarrubí en los estudios de Radio Monzón / Economía(Archivo)

La Guardia Civil arrestaba a Nacho Vidal y dos personas más por su supuesta implicación en la muerte del fotógrafo José Luis Abad, tras un ritual chamánico con veneno de sapo. El juzgado de Xátiva, tras recibir las diligencias, decretaba su libertad provisional a la espera de juicio. El montisonense Javier Vilarrubí ejerce la acusación particular con el objetivo de defender el honor del fallecido y para  que nunca se vuelva a realizar dicho ritual, señalaba a esta redacción.
El suceso tenía lugar el día 28 de julio de 2019 en una casa de campo de Enguera, que sería propiedad del actor porno, pero no fue hasta los primeros meses de este año cuando el abogado comenzaba a solicitar pruebas para iniciar la investigación que concluía con la detención de los tres investigados.
Vilarrubí espera que en el transcurso de la vista oral, en caso de que se abra,  y la investigación se aclare la presunta implicación de estas tres personas en el fallecimiento del fotógrafo, a los que se acusa como supuestos autores de un homicidio, tráfico de sustancias y omisión de auxilio.

Javier Vilarrubí,  acusación particular

El ritual consiste en la inhalación de esta sustancia proveniente del sapo bufo y que los chamanes vinculan con propiedades curativas. Durante la sesión el fotógrafo sufría un infarto que le provocó la muerte.
El abogado de Nacho Vidal, Daniel Salvador, de Vosseler Abogados, valora en La Vanguardia que su defendido es inocente, que “fue un lamentable accidente”, que el actor está “muy afectado”, y que por esta razón y “por respeto al fallecido” lo que tengan que decir lo declararán en el juzgado.
LA MOLÉCULA DE DIOS
La molécula de Dios, que así es como también se llama a este veneno extraído del sapo bufo originario del estado mexicano de Sonora, se usa en ritos chamánicos que consisten en fumar es ta sustancia en una pipa de cristal.
Este proceso provoca un supuesto viaje espiritual entre 15 y 20 minutos que puede producir alucinaciones, taquicardia o pérdida del conocimiento.

Comentarios