a-2605

Finalizan las obras de emergencia en la carretera A-2605 en Jasa

El pasado mes de diciembre se produjo un desprendimiento que obligó a cortar un carril desde entonces

A- 2605
También se ha reconstruido un espigón, que arranca de la margen izquierda, que fue arrastrado por las riadas

El director general de Carreteras, Bizén Fuster, visitaba las obras de emergencia en la carretera A-2605, en el término municipal de Jasa. El pasado mes de diciembre se produjo un desprendimiento que obligó a cortar un carril de circulación e instalar un semáforo para la regulación del paso de vehículos. Tras cinco meses de obras y 339.097,77 euros de inversión la vía esta operativa.

Los trabajos han consistido en unas obras de emergencia para la reconstrucción de un terraplén de apoyo de la carretera entre Jasa y la intersección con la carretera A-176. Trabajo ejecutado por
la empresa Construcciones Santiago Angulo SL y que han tenido un plazo de ejecución de 5 meses.

Las importantes crecidas del río Osia a finales de 2019 produjeron daños en el terraplén sobre el que se apoya la carretera en el kilómetro 38,25 de la A-2605 en el término municipal de Jasa. La afección supuso el corte de uno de los carriles de la carretera y el paso alternativo para el tráfico regulado con semáforos. Para actuar en la zona fue preciso esperar a que bajase el caudal del río. El departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, firmó en el mes de abril la orden de emergencia para actuar en esta carretera.

Desde la Dirección General de Carreteras se ha señalado que las obras han consistido en la retirada del material aportado por la crecida del río, saneado del talud, consolidación y colocación de una escollera hormigonadas. Tras reconstruir esta parte se ha procedido a la creación de las obras de drenaje y la extensión del nuevo firme, incluyendo una capa de reciclado con cemento, y la capa de rodadura. Los trabajos han finalizado con el pintado de las marcas viales y la colocación de la barrera bionda.

Además de las obras en la carretera, también se ha reconstruido un espigón, que arranca de la margen izquierda, que fue arrastrado por las riadas. De esta manera se permite que se mantenga la corriente hidráulica y se preserva el área recreativa Soto Juan Gil. Y, tal y como ha señalado Bizén Fuster, “se ha retirado un bloque inestable de grandes dimensiones que presentaba riesgo de caída sobre la calzada”.

Comentarios