sucesos

Vuelven a robar en Alerre y los vecinos, preocupados, piden la instalación de cámaras

La Guardia Civil mantuvo una reunión con los vecinos donde les dieron consejos sobre protección de sus hogares

Alerre
Los vecinos sienten que al estar rodeados de campos, la huida de posibles ladrones es más fácil, lo que les hace sentirse inseguros


El pasado 12 de noviembre, ladrones encapuchados entraron en hasta siete casas de Alerre de donde robaron principalmente joyas y dinero. El 10 de febrero, de nuevo volvió a registrarse un robo en otra vivienda, y días antes la colaboración de la gente del pueblo, que al ver movimientos extraños de algunas personas, llamaron a la Guardia Civil, parece que evitó otro. Los vecinos están nerviosos y asustados porque cuando llegan a sus casas no saben qué se van a encontrar. 

Reconocen que dejan las luces de las casas encendidas, persianas aseguradas y una mayor vigilancia, pero eso no impide que estén atemorizados.

Tras los robos del mes de noviembre, la Guardia Civil participó en una reunión con los vecinos donde les dieron consejos de cómo proteger sus casas. Además, ahora las patrullas son más habituales por la zona. Cuando unos días antes del último robo, se abortó otra actuación similar, los posibles ladrones huyeron corriendo y se montaron en un vehículo que tenían aparcado junto al cementerio. Por ello, los vecinos dicen que el que el pueblo esté rodeado de campos produce más inseguridad, aunque según el alcalde de Alerre, Fran Santolaria, al final hay robos tanto en el mundo rural como en la ciudad.

Los habitantes de Alerre han reclamado en los últimos tiempos que se instalen cámaras de vídeo que ejerzan un efecto disuasorio a quienes pudieran llegar a intentar robar. Se está en contacto con la Subdelegación del Gobierno para ver si es posible llevarlo a cabo, respetando cuestiones como la protección de datos, pero la custodia de las grabaciones es un problema, porque no hay un cuerpo policial que, en el mundo rural se pueda hacer cargo de esto.


Comentarios