sabiñánigo

Caperucita no vivió en el Pirineo, libro a comentar en el Museo "Ángel Orensanz y Artes de Serrablo"

Escrito por María Pilar Benítez se hablara del mismo con su autora este sábado 23 de marzo a las 20 horas, en una actividad con entrada libre 

Caperucita no vivió en el Pirineo
Caperucita no vivió en el Pirineo, libro a debatir este sábado en Sabiñánigo

El grupo de lectura “Libros y Latidos del Museo "Ángel Orensanz y Artes de Serrablo", vuelve a realizar un encuentro, abierto a todos los públicos, este sábado 23 de marzo a las 20 horas , en el que van a comentar el libro Caperucita no vivió en el Pirineo de María Pilar Benítez, quien moderará la sesión.

Benítez es profesora de secundaria y ejerce también de asociada en la Universidad de Zaragoza y en Huesca. Doctora en Filología Hispánica, por la Universidad de Zaragoza, con una Tesis Doctoral sobre el aragonés del valle de Ansó.

Cuenta con diferentes o novelas y relatos cortos, como Chima. Besos rojos en el canfranero o La coleccionista de palabras. Por esta labor fue premiada en el IV Concurso de Relatos Luis del Val en lengua aragonesa o en el II Concurso de Relatos María Moliner.

El Grupo de Lectura del museo que desde su creación mantiene reuniones con una periodicidad mensual y en esta ocasión van hablar sus integrantes, con las pesonas que se quieran incorporar sobre esta publicación de,Caperucita no vivió en el Pirineo, que recoge dieciséis relatos cortos en los que los protagonistas son la mujer y el paisaje del Pirineo. Mujeres de diferentes épocas, que luchan, todas ellas, por hacerse dueñas de su propio destino, con momentos y situaciones difíciles.

Cuentos que no siguen patrones costumbristas y realistas, sino que busca cauces de expresión poco convencionales que inviten al lector a la reflexión y a la participación en el propio acto creativo, sobre todo a través de frecuentes desenlaces abiertos, truncados y enigmáticos, que permiten la reinterpretación constante de la realidad contada y la (de)construcción de sus protagonistas. La obra se enriquece con aportaciones en lengua aragonesa que confieren a los personajes una identidad local.

Después de cada sesión se anuncia el libro de la siguiente para que, todo el que quiera, lo lea con anterioridad, aunque no es obligatorio, como tampoco lo es la participación y las aportaciones serán totalmente voluntarias.

Comentarios