EDUCACIÓN SOLIDARIA

“Desde mi ventana, un cuento de cada tarde", una iniciativa escolar en el confinamiento, que ha tenido su parte solidaria con la Aecc

La publicación promovida por un docente del Colegio Puente Sardas de Sabiñánigo, recoge 40 cuentos, y su primera edición ha quedado agotada en un mes

Lorenzo Asín libro Desde mi ventana
Lorenzo Asín con un ejemplar de este libro de cuentos agotado que espera una segunda edición solidaria

El maestro de 6º del colegio de primaria de Puente Sardas de Sabiñánigo, Lorenzo Asín, publicaba en agosto «Desde mi ventana, un cuento cada tarde», que es el desarrollo del proyecto escolar de escritura y lectura creativa, que se lleva a cabo desde hace unos cursos en este centro y cuyos beneficios han sido destinados a la asamblea local y comarcal de la Asociación Española Contra el Cáncer de Sabiñánigo.

Esta iniciativa la realizó en pleno confinamiento, comenzando el 23 de abril, San Jorge, Día del libro, que determinó el abrir una ventana cada tarde en la web del colegio, para publicar un cuento.

Han sido cuentos breves y oníricos, de apenas unas líneas y de creación propia, con su inicio, nudo y desenlace, con el objetivo en ese momento, en el que no se podía salir de casa, para estimular la imaginación de los alumnos, como complemento a su formación y con la implicación de las familias.

Una ventana que se abrió para estimular la imaginación “ mezclando fabulaciones con diferentes personajes, que se entremezclan con lugares, monumentos, calles o personas del entorno".

Cada día se enviaban directamente por el correo corporativo del centro los cuentos, con los comentarios que se originaban entre los escolares e incluso alguno enviando sus opiniones en audios.

Lorenzo Asín nos comentaba que “se concluyó el uno de junio con un total de 40 cuentos, que en su edición de papel, no han tenido muchas modificaciones y que no se planteó en un principio el editarlos, pero ante la respuesta de aceptación entre educadores, familiares y alumnos, se animó a que formarán parte de un libro”.

En un mes se han agotado los ejemplares que han sido distribuidos por el colectivo del voluntariado de la asociación, junto a varios establecimientos de Sabiñánigo que se han implicado en su venta. “Ahora se está reconsiderando el poder realizar una segunda edición, ya que siguen preguntado donde pueden conseguir este libro de cuentos”, ha indicado Asín.

Una ventana que se abrió para estimular la imaginación “ mezclando fabulaciones con diferentes personajes, que se entremezclan con lugares, monumentos, calles o personas del entorno como la alcaldesa, concejales, maestros que conocen los alumnos”.

Comentarios