CULTURA

El Festival SoNna finaliza con un gran éxito de público y crítica

La diputada de Cultura recuerda que junto con el Festival en el Camino de Santiago, han tenido 13.000 participantes

Juan Perro ante el público que asistió a su último concierto en la Cartuja de las Fuentes
Juan Perro ante el público que asistió a su último concierto en la Cartuja de las Fuentes

La Diputación Provincial de Huesca realiza un balance satisfactorio del Festival SoNna Huesca, que concluía su primera edición el pasado fin de semana, y del Festival Internacional en el Camino de Santiago, que cumplió durante el pasado mes de agosto su vigesimonovena edición. Las cifras de participación avalan que la institución haya llevado adelante ambas programaciones culturales bajo la aplicación de un estricto protocolo de medidas preventivas a causa de la crisis sanitaria del coronavirus.

El concierto de Juan Perro en la Cartuja de las Fuentes, en Sariñena, fue prácticamente el que echó el telón a este festival, que se puede considerar un éxito.

La Diputación Provincial de Huesca concluye el verano con la satisfacción de haber desarrollado con éxito el festival Internacional en el Camino de Santiago y el Festival "Sonidos en la Naturaleza", SoNna Huesca. Esta última programación cultural ha sido la alternativa al Festival Pirineos Sur, cuyo formato resultó incompatible con la crisis sanitaria del coronavirus. Las medidas preventivas han marcado estas citas culturales organizadas por la institución durante esta temporada estival, que concluye con una cifra de 13.000 participantes de forma presencial en los conciertos y actividades paralelas y en las retransmisiones a través de streaming. 

La diputada de Cultura, Maribel de Pablo, ha señalado que la realización deambos festivales ha supuesto un "gran esfuerzo",  porque la seguridad de los participantes ha sido una prioridad desde el principio, y para ello se han estudiado y aplicado constantemente las medidas preventivas que han sido necesarias. Los escenarios al aire libre, la reducción de aforos, el cumplimiento de las distancias de seguridad mediante asignación de asientos o el registro de nombres y apellidos, y contacto de todos los asistentes han sido algunas de las actuaciones que se han llevado a cabo para velar por la seguridad del público. De este modo, incidía De Plablo, "la DPH ha sido ejemplar y ha demostrado que la cultura es segura si se adapta a las circunstancias que nos ha impuesto a todos la pandemia".