literatura

El lujo de descubrir las intrigas de la Catedral de Jaca con un Premio Planeta

Javier Sierra sigue el hilo a interrogantes sobre el Santo Grial, los signos del zodiaco de la Catedral o la “iglesia doble” de Santa Cruz de la Serós

Javier Sierra en Radio Jaca
Javier Sierra, en su entrevista en Radio Jaca

El turolense Javier Sierra es el primer escritor español que entró en la lista de “súper ventas” en EE.UU. Es el actual Premio Planeta y su presencia en Jaca no ha defraudado. Tras su concurrida conferencia el pasado domingo, ha realizado una visita guiada “a los misterios de la Catedral de Jaca”. Este es precisamente uno de los escenarios de su última novela, “El fuego invisible”. Los 30 privilegiados que le han acompañado en su recorrido han conocido cómo se acercó al edificio durante la documentación de su novela. A Javier Sierra le atraen las preguntas sin respuesta y en la Catedral de Jaca, explica, hay muchos de estos interrogantes.

Sierra se refiere a la construcción del edificio, del que se tiene constancia a partir del siglo XI, pero que “debió levantarse sobre otra edificación anterior, y allí es donde está la intriga”. El escritor se pregunta por qué en esta región “tan limítrofe, tan extrema y en la que tampoco vivía tanta gente se hizo el esfuerzo casi sobre natural de construir esta catedral.”

Parte de “El fuego invisible” discurre por parajes de la provincia y el Pirineo como San Pedro el Viejo de Huesca, la Catedral de Jaca, el Monasterio de San Juan de la Peña o Santa Cruz de la Serós. “Allí me sorprendió mucho su "iglesia doble", casi única en términos de arquitectura y es que encima de la bóveda hay otra iglesia casi secreta”, explica. “Historias como éstas son las que despiertan mi imaginación y para ello hay que visitar los escenarios (…) Intento vivir en primera persona algunas de las cosas que cuento en mis novelas, por eso siempre tienen escenarios reales.”

“El fuego invisible” gira alrededor de la leyenda del Santo Grial y “grial”, explica, es una palabra que se inventa en los Pirineos y coincide en el tiempo con la construcción de la Catedral de Jaca, “una referencia a un antiguo mortero o cuenco, y se convierte en sagrado a raíz de las leyendas que llevarán a una serie de pintores a retratarlo en manos de la virgen”.

La curiosidad de este escritor galardonado por crítica y público le ha llevado también a inspirarse “en las muchas interpretaciones que sigue habiendo sobre los significados e interpretaciones de los crismones” o en las piedras del ábside exterior de la Catedral, donde descubrió fragmentos muy borrados de un zodiaco. “Ese tipo de cosas son las que a mí me fascinan. ¿De dónde salió ese zodiaco, qué sentido tenía, quizás, en el siglo XI?. Uno de los mayores tesoros del ser humano es la mirada del niño, cuando todo le resulta nuevo e interesante. Yo lucho todos los días por no perderla, y esa mirada entusiasta es la que trato de plasmar en mis libros.”

Javier Sierra comenzó en la desaparecida Radio Heraldo en Teruel. Tenía 12 años y realizaba un programa infantil. Estudió periodismo, trabajó de ello y, finalmente, se decantó por la escritura de ficción. “La intriga es el motor de la literatura. Si no hay algo que te atrape no pasas de página. Además, si tiene un sentido y no sólo se utiliza como cebo se convierte en una virtud.”

En su entrevista en Radio Jaca reconocía que disfruta durante el proceso de documentación que en el de escritura. Otra de las facetas de un “súper ventas” es la de la promoción. Con este último libro, el Premio Planeta 2017, ha visitado 47 ciudades, 67.000 km, cinco países y todavía tiene citas hasta el próximo mes de diciembre.

Sobre su próximo proyecto sólo adelanta que el trasfondo estará muy ligado al arte. “Era la televisión de la época, donde se contaban las grandes cosas. Es muy triste que nos hayamos analfabetizado con el arte porque lo vemos para expertos pero siempre fue para el pueblo.”

Comentarios