Festivales

"El Maestro" de Jordi Ponce, imagen de Pirenostrum 2022

El ilustrador catalán, afincado en Monzón, con su obra El Maestro ha trasladado el espíritu tradicional de la feria al siglo XXI

Pirenostrum 2022
Imagen del cartel ganador, obra del artista Jordi Ponce.

La XII edición de Pirenostrum 2022 ya tiene imagen, “El maestro”, obra del autor Jordi Ponce, resultaba elegida por el jurado como cartel para esta tan esperada edición de la Feria Pirenaica de Luthiers, PIRENOSTRUM.

Esta edición, que tuvo que ser aplazada por dos veces, por fin se celebrará en el tercer fin de semana de julio, llenando una vez más los patios y las calles del Casco Antiguo de Boltaña de instrumentos musicales tradicionales y música, en una edición muy esperada tanto por los luthiers como por el público, según comenta Sonia Orús, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Boltaña y directora de la feria.

La edición de este año tiene tintes de reencuentros y de vuelta, y en opinión del jurado y del Ayuntamiento de Boltaña, la obra de Jordi Ponce lo representa a la perfección, ya que destaca la sintonía entre la experiencia, manifestada por las arrugas que surcan la piel del maestro, y la novedad que imprime el sello del artista con los colores degradados y la técnica empleada para su elaboración, en palabras manifestadas por el alcalde de Boltaña, José Mari Giménez, que también comentaba que “muy pronto se llenara de contenido esta edición de Pirenostrum”.

Recientemente acaba de terminar el plazo para que los luthiers se apuntaran y ahora queda asignarlos a los patios correspondientes, que amablemente han cedido los vecinos de Boltaña, demostrando las “ganas” que hay en Boltaña y en todo el Sobrarbe porque llegue el mes de julio, tal como comentan desde el Ayuntamiento de Boltaña.

El ilustrador catalán, afincado en Monzón, con su obra El Maestro ha trasladado el espíritu tradicional de la feria al siglo XXI, y en próximas fechas la imagen del Maestro se llenará de notas y sonidos, cuando se dé a conocer un ambicioso programa que recupera y principalmente cuida la participación de los luthiers, la verdadera “esencia” de la feria.