lírico

Eugenia Boix y su capacidad para ver el vaso medio lleno durante el confinamiento

La soprano montisonense ha afrontado esta etapa como una oportunidad para hacer una cura vocal y regresar con más fuerza

Eugenia Boix
Eugenia Boix

Pasado el shock inicial, la soprano montisonense Eugenia Boix está viviendo el confinamiento con tranquilidad, planteándoselo como una terapia de descanso vocal, y aprovechando para hacer tareas domésticas que habitualmente no puede realizar, por encontrarse la mayor parte del tiempo fuera de casa.

EUGENIA_CONFINAMIENTO

Eugenia Boix, soprano montisonense

Su último concierto fue en el Teatro Arriaga, en Bilbao, de dónde regresó el 11 de marzo, y desde entonces se encuentra en su casa de Monzón. Reconoce que al principio le costó asimilar toda esta situación de crisis sanitaria, que desencadenó en numerosas cancelaciones o aplazamientos de sus actuaciones.

Sin embargo, pasado el tiempo, decidía quedarse con la parte buena del confinamiento, disfrutar de estar en casa y aprovechar para hacer cosas que no tiene ocasión de hacer normalmente debido a su condición de soprano profesional, que le lleva a pasar largas temporadas por el mundo entero, viajando constantemente.

En ese sentido, asegura que ha hecho un parón, aparcando momentáneamente todo lo relacionado con su trabajo, pues tal y como recomiendan los foniatras y logopedas, es bueno descansar vocalmente, algo que apenas puede permitirse con su frenético ritmo de trabajo. Por ello, se lo está tomando como una terapia, y hasta que no tenga unas fechas inmediatas de conciertos, va a darse ese tiempo que normalmente no tiene. Según dice, esto le ayudará a retomar la actividad con muchas más ganas.

Comentarios