cultura 

Jorge Lacort, Belén Plana y Rocío Pineda ganadores del concurso "Chárrame por WhatsApp" 

La Fundación para la Promoción de la Juventud y el Deporte de la Comarca de Los Monegros ha organizado esta iniciativa por segundo año consecutivo 

wer
Entrega de los premios a Belén Plana y Rocío Pineda

La consejera de Juventud y Deporte de la Comarca de Los Monegros, Esther Soler, ha sido la encargada de entregar esta mañana los premios del II Concurso de microrrelatos “Chárrame por Whatsapp” dirigido a jóvenes de Los Monegros entre 12 a 30 años. Los premios consisten en un cheque regalo de 100 euros, por categoría, para canjear en cualquier empresa de Los Monegros. En la categoría de 12 a 18 años, el ganador del II Concurso “Chárrame por whatsapp” ha sido Jorge Lacort Puy, de La Almolda, por su microrrelato titulado “Tecnología rural”. En la categoría de 19 a 24 años, la ganadora ha sido Belén Plana Vargas, de Sena, por “Con los ojos despiertos y el corazón dormido”, y en la categoría de 25 a 30 años, la ganadora ha sido Rocío Pineda Fraile, de Cartuja de Monegros, por “(In) Comunicados”.

Esther Soler, ha dado la enhorabuena a las personas ganadoras, cuyas obras han sido elegidas por el jurado entre una veintena de participantes, al tiempo que ha recordado que el pasado año se propuso el uso de tres palabras en aragonés para redactar los textos, “porque estábamos trabajando el tema de las lenguas maternas” y en esta ocasión se han elegido tres términos en inglés, ligados al mundo de las redes sociales, (infuencer, challenge y stalker), que debían utilizarse en la redacción de los relatos, “porque este curso abrodamos el tema de la seguridad en Internet, proponiendo diferentes iniciativas a los centros de secundaria, con el fin de contribuir a un uso seguro de las tecnologías digitales entre la juventud del territorio”.

MICRORRELATOS GANADORES II CONCURSO CHÁRRAME POR WHATSAPP:

A. CATEGORÍA DE 12 A 18 AÑOS

“TECNOLOGÍA RURAL”, de Jorge Lacort Puy (La Almolda)

En los tiempos que vivimos, todos los jóvenes conocen algún influencer que está de moda, pero la verdadera esencia de que todo el mundo sepa lo que haces, dónde estás y lo que te gusta viene desde muy atrás. El origen de los influencers se encuentra en los pueblos.

Esos abuelos y abuelas que desempeñan su función de stalkers a la perfección, sabiendo al momento lo que ha hecho cada habitante de su pueblo, incluso con la dificultad añadida de no poder ver sus historias en Instagram.

B. CATEGORÍA DE 19 A 24 AÑOS

“CON LOS OJOS DESPIERTOS Y EL CORAZÓN DORMIDO”, de Belén Plana Vargas (Sena)

Suena la alarma del móvil. Me pesan los párpados. A duras penas consigo abrir uno y la desconecto. ¿Me habrá llegado algún mensaje esta noche?

Lo compruebo.

Escucho un podcast para despejarme mientras me visto y hago café cargado. Saboreo galletas de caja y busco las historias de Instagram.

De paso, entro en el perfil de mi influencer favorita. Hoy me propone un challenge de comida saludable: lo haré. Abro el correo electrónico. Tengo mucho trabajo. Enciendo el ordenador.

Tú me lees: cierra los ojos. ¿Dónde está la identidad? ¿Y la libertad?

C. CATEGORÍA DE 25 A 30 AÑOS

“(IN) COMUNICADOS”, de Rocío Pineda Fraile (Cartuja de Monegros)

Tenía diez cuando escuchó por primera vez la palabra “influencer”. Todo empezó poco a poco, pero el desayuno comenzó a sentarle mejor si lo compartía.

El maravilloso mundo de los filtros le hizo verse cada vez más guapa, pero evitaba mirarse al espejo. De repente, comenzó a ser una gran stalker y pasaba las horas durante la noche muy bien acompañada, pero se sentía sola.

Horas, días, meses, años… Un día abrió los ojos y se dio cuenta de que era su mundo, el que ella había creado, pero no en el que vivía. Por desgracia, era demasiado tarde.