cultura

La cantera del jazz aragonesa pone el broche de oro a la VII Trobada de Fonz

La big band Jazz For Kids llenó el espacio cultural L’ Urmo

Jazz for Kids
Jazz for Kids

La Trobada Jazz de Fonz pasará a la historia de este certamen, que este fin de semana sumaba su séptima edición, por ser la primera en la que no ha habido bailarines de ‘Lindy – Hop’ por las calles y el espacio cultural de L’Urmo. La pandemia modificó la partitura de este genuino festival, referencia en este estilo de baile en Aragón y que forma parte del Alto Aragón Jazz Tour que promueve la Diputación Provincial de Huesca, y en lugar del swing y el jazz más bailable, se optó por piezas y grupos que interpretan un jazz clásico como el que se podía escuchar este mediodía en un abarrotado espacio cultural L’ Urmo. Más de un centenar de espectadores, llegados de varios puntos de la geografía altoaragonesa, presenciaban el concierto del proyecto pedagógico Jazz for Kids, bajo la batuta de Daniel Escolano, director del festival y creador de la primera escuela jazzística de Aragón, surgida en 2013 en su Estadilla natal.

Ocho años después, el Proyecto Jazz for Kids es un referente a nivel nacional en la formación de jazz y constituye la auténtica cantera de jóvenes músicos de jazz en nuestra Comunidad. Por este sistema novedoso de formación musical han pasado más de 150 alumnos de todo Aragón y cuenta ya con un buen número de jóvenes promesas y ya consagradas como Milena Casado, Álvaro Ocón, Mikel Legasa, Román Cubelos, Nico Melon, Sául Andreu, Dani Miguel o Juan Salamero.

Al escenario de Fonz se subieron una treintena de estos jóvenes músicos de Huesca y Zaragoza de 10 a 17 años para demostrar que la afición y pasión por el jazz es una realidad con mucho futuro en Aragón. Durante algo más de una hora interpretaban un repertorio que recorrió todos los estilos del jazz, con incursiones en la música moderna o el soul, que hizo las delicias de un público familiar. Música negra con versiones de James Brown (‘It's a Man's Man's Man's World’), Marvin Gaye (‘Ain’t No Montain High Enough’), Stevie Wonder (‘Higher Ground’), Nelson Riddle (‘The Can`t Take Away From Me’), …Uno de los protagonistas del concierto fue el saxofonista Dani Miguel que interpretaba el tema ‘Look for the silver lining’ en solitario con el saxo alto como despedida de la escuela para ingresar en el Conservatorio Superior para seguir formándose y dedicarse al jazz de forma profesional.

Los jóvenes de Jazz for Kids tomaron el relevo a dos grandes voces que actuaron en la primera jornada del festival, en la tarde del sábado: la argentina afincada en Sabiñánigo Marina Quiroga, que actuó con New Kids in the Siwng, banda surgida de la escuela de la citada escuela, y la catalana Helena Camps que con un cuarteto formado por el trompetista Pol Omedes, la guitarrista Rai Paz, el baterista Joan Casares y la contrabajista Pau Sala rindieron tributo a la estadounidense Anita O’ Day.

Satisfacción en el Ayuntamiento de Fonz por la respuesta de público que entre las dos jornadas rondaba las doscientas personas -el aforo estaba reducido por normativa covid-19- y deseo de que pronto llegue la ansiada normalidad para retomar los bailes ‘Lindy – Hop’ en la edición de 2022