PATRIMONIO

La cárcel de Benabarre inicia el camino para ser declarada BIC

La cárcel de Benabarre es uno de los ejemplos mejor conservados de cárceles mixtas de finales del siglo XIX y siglo XX

Benabarre cárcel
Exterior de la cárcel

La dirección general de patrimonio cultural ha comenzado el proceso para la declaración de la Cárcel de Benabarre como Bien de Interés Cultural en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, lugar de la memoria democrática de Aragón. Se abre también un período de información pública de un mes.

Fue construida rehabilitando el edificio que ocupaba desde 1604 el antiguo convento de Agustinos Descalzos de Benabarre. El funcionamiento de la prisión como cárcel del partido judicial de Benabarre abarca el periodo que va desde 1866 a 1974. Su época de mayor actividad se sitúa entre los años 1936 y 1956, y muy especialmente durante los años 1938 a 1940, de ahí su especial relevancia en este periodo histórico. En su última etapa pasó a ser un depósito municipal, que acabó cerrándose definitivamente en 1974. La prisión o cárcel de Benabarre (Huesca) es, por tanto, un modelo de prisión del siglo XIX-XX (la única conservada de estas características) que fue utilizada de forma intensa durante la Guerra de España (1936-1939) y postguerra, dejando testimonio del modelo de prisión del momento, con espacios diferencias para hombres y mujeres, ya que se trató de una prisión mixta. En ella se conservan los grafittis de los prisioneros.

La construcción actual mantiene íntegra su estructura, en la que se observan, además, la reutilización de paramentos del castillo con sus correspondientes marcas de cantería, así como elementos suficientes para garantizar la evocación como Lugar de la Memoria Democrática de Aragón.

Benabarre. Carcel 3
Benabarre. Cárcel 2
Benabarre. Cárcel

El proyecto de la cárcel, fechado el 5 de febrero de 1863, aunque, de lo proyectado a lo construido, hubo alguna diferencia. Los metros construidos fueron 750m2, no tenía patio central, de las 65 celdas proyectadas sólo se construyeron 32, pero, a pesar de la reducción del tamaño proyectado, se siguieron inlcuyendo los servicios esenciales previstos.

La cárcel de Benabarre conserva integra su estructura original, realizada en piedra mampostería, con pilares de ladrillo y rejas en las ventanas. Las dovelas de las puertas están realizadas en piedra. La cubierta de la construcción, de teja, es la parte más afectada por el deterioro del paso del tiempo, junto a los forjados, y quizá donde habría que centrar los primeros esfuerzos de conservación de la totalidad del conjunto. Conserva íntegra las alas de las celdas, y en su interior se conservan, en diferentes grados de conservación, las celdas de los presos, los retretes, la numeración de las celdas, las puertas, los respiraderos, los pasillos de la cárcel y las diferentes estancias mencionadas en el proyecto de ejecución. Las escaleras de acceso a las diferentes plantas han sufrido derrumbes en los últimos tiempos, dificultando en la actualidad el acceso a las plantas superiores. Conserva, además, los graffitis de los presos realizados en las paredes de las celdas, en un precario estado de conservación, ya que se encuentran situados en los enlucidos de las paredes de las celdas, que como consecuencia de los últimos fenómenos meteorológicos han sufrido importantes desperfectos.

La cárcel de Benabarre es uno de los ejemplos mejor conservados de cárceles mixtas de finales del siglo XIX y siglo XX. Su uso fue especialmente intenso durante el periodo comprendido entre 1938 y 1940, donde el número de presos llegó a ser muy elevado tras el levantamiento de los sublevados en Benabarre, y donde fueron ejecutados algunos de los presos. Los estudios documentales realizados constatan la sobresaturación de la cárcel, así como las circunstancias de las muertes de cada uno de los presos, que indican la práctica generalizada de fusilamientos y torturas.

La obra “Pasado Oculto” indica, además, que hubo 25 asesinados sin nombres ni circunstancias. En el archivo del Ayuntamiento de Benabarre se conservan 17 expedientes de defunción de juicios sumarísimos en la Cárcel de Benabarre, y en el Archivo Histórico Provincial de Huesca se documenta los fallecimientos de al menos 67 prisioneros, de los que se conoce la identidad, de diversas procedencias del territorio español. Entre ellos, caben destacar las de los alcaldes de Benabarre y Tolva y la de los miembros de la Agrupación Socialista de Benabarre, así como componentes del Consejo Municipal de la localidad. Se conoce, además, la circunstancia de que fueron detenidos, expedientados y posteriormente desterrados los maestros y maestras de la colonia infantil existente en la localidad de Benabarre durante el periodo de la contienda. Cabe destacar la existencia de un lugar dentro del recinto dedicado específicamente a las torturas y vejaciones a las que fueron sometidas las mujeres allí detenidas.

Comentarios