HISTORIA 

La etimología del nombre de Sabiñánigo de influencia Franco-Aquitana

Se está estudiando en el trabajo de investigación histórica que realiza Amigos de Serrablo en un taller que comenzará el 24 de octubre 

Álvaro López investigador Sabiñánigo
Álvaro López historiador en los estudios de Radio Sabiñánigo


El 24 de octubre volverá a impartirse por segundo año el taller organizado por Amigos de Serrablo, que está encaminado a mostrar los métodos y las principales técnicas para llevar a cabo un trabajo de investigación histórica sobre Sabiñánigo y que servirá para un libro sobre la historia de la ciudad serrablesa, que contará con dos volúmenes.

El grupo formado el año pasado es de seis personas y hasta el inicio del curso actual está abierto a la incorporación de cualquier persona que “quiera colaborar en esta iniciativa cultural, que no requiere una preparación determinada y que se realiza por la tarde todos los miércoles a partir de las 19,00 horas”, ha indicado Álvaro López, coordinador del taller, que es investigador y profesor de los centros de secundaria de Sabiñánigo.

En este año se centran en 12 líneas de investigación y una de ellas está dedicada a la etimología del nombre de Sabiñánigo, que realiza el propio Álvaro López, y en la que “ por los datos recogidos desde el año 995 y hasta el siglo XV, los documentos demuestran que la denominación de la localidad serrablesa podría procede de la presencia Franco-Aquitana en este territorio.  Esta teoría dejaría fuera la que  atribuye a los romanos el nombre de Sabiñánigo, que no está  documentada en textos, relatos y arqueológicamente”.

Siguiendo la línea francesa,  para López se presentan dos teorías,” una es por la influencia francesa, apareciendo  escrito el  nombre de la localidad con v  en lugar de la b y  la ñ se sustituye con el diptongo francés gn”.  Igualmente destaca  que “ la existencia de textos con la denominación de Samianigo”.

El investigador se inclina más por la segunda posibilidad , “por el análisis de la documentación de la Alta Edad Media,  que refleja que la toponimia es por el nombre Sabinas, un pequeño árbol abundante en el territorio en esa época”.

Comentarios