cultura

La Evo-LUZ-Ión de Isabel Guerra recala en el Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

La exposición estará en una de las salas de este museo hasta el mes de noviembre

Museo Diócesano de Barbastro-Monzón
El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón.

El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón acoge desde este viernes, 10 de septiembre, la exposición Evo-LUZ-Ión, de la artista Isabel Guerra. La muestra temporal de la “pintora de la luz” estará presente en el museo a lo largo de dos meses con una treintena de obras que la propia autora ha seleccionado personalmente. Esta exposición se inscribe en el programa conmemorativo del décimo aniversario del espacio museístico.

En la inauguración que se llevará a cabo a las 12.00 horas estará presente, junto a la autora, el arzobispo emérito de la Archidiócesis de Zaragoza, Vicente Jiménez y el obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez.

Esta exposición es muy especial por varias razones, explicaba la subdirectora del museo, María Puértolas. En primer lugar, por la propia artista, “un talento creativo, conocida como la pintora de la luz”. Y la segunda, “porque en ella estuvo trabajando nuestro querido don Alfonso Milián, obispo que precedió a don Ángel en la sede episcopal, y que falleció a finales del año pasado. Su pintura y las de los obispos Omella y Echevarría se expondrán también mientras dure la muestra”.

En sus pinturas, de técnica velazqueña y perfecto hiperrealismo, aparece una lírica cercana a la teología mística cristiana. Cultiva ante todo el retrato y el bodegón y describe sobre todo momentos cotidianos en el trabajo de mujeres humildes o campesinas, su sueño o el de niñas, dándose una especial importancia a la luz. Así se cumple en su obra el lema benedictino de ora et labora, "reza y trabaja". Sus títulos evocan pasajes bíblicos; también cultiva el tema más estrictamente religioso de la historia sagrada.

Su pintura, muy cotizada, ha sido vista en más de veinte exposiciones individuales y otras tantas colectivas desde 1960. La representa la galería Sokoa de Madrid. En el año 2000 una retrospectiva suya en La Lonja de Zaragoza de 78 óleos y dibujos, una parte mínima de su abundante producción, fue visitada por más de 120.000 personas. Escribió y publicó “El libro de la paz interior. Pinturas y mensajes” (Barcelona: Syria, 2005), que ha sido reimpreso diez veces, en donde comenta 48 de sus cuadros.

Entre sus obras destaca el retrato de la Beata Petra de San José, que se encuentra en el Oratorio donde murió la Beata en el Real Santuario de San José de la Montaña en Barcelona. Esta imagen es la más conocida y utilizada de la Madre Petra.