CULTURA

La Morisma cautiva a sobrarbenses y turistas

Cerca de 500 vecinos de Aínsa salían al escenario ante la mirada de 1.200 vecinos y turistas llegados para revivir la recreación

Fiesta de la Morisma de Aínsa 2018
Ensayo general de La Morisma 2018/ Pedro Montaner.

Bajo la luz de la luna y con 86.000 voltios reforzando la iluminación, vecinos y visitantes han seguido con atención la recreación histórica de La Morisma, en una edición en la que se cumple su vigésimo aniversario como Fiesta de Interés Turístico de Aragón y que ahora aspira a la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional. En 2020, se conmemorará el 50º aniversario de la recuperación de La Morisma, en 1970.

Un año más se ha vuelto a producir el milagro de la cruz, cruz que se ha iluminado sobre la carrasca mientras las huestes cristianas, presididas por el rey Garci Ximenez, oraban de rodillas antes de la batalla que iban a librar con las tropas moras, a las órdenes del rey Abderramán.

Cruz sobre la carrasca- Morisma Aínsa
Cruz sobre la carrasca en la Morisma de Aínsa 2018. / Francisco Parra

Cerca de 500 vecinos de Aínsa y de pueblos próximos salían al escenario, la preciosa plaza porticada de uno de los pueblos más bonitos de España. De todos ellos, 55 personajes cuentan con texto. El resto, no menos relevantes, ejercen de figurantes y todos juntos, de manera activa, forman parte de este espectáculo. El director artístico, José Miguel Chéliz, ha destacado “la importancia de todas y cada una de las personas que participan en la puesta en escena de La Morisma. Cada una desempeña un papel y los figurantes ensayan los movimientos, los desfiles o la propia lucha para que todo luzca con el máximo esplendor”. Por supuesto, hay que destacar el trabajo de los numerosos voluntarios, imprescindibles en la apuesta a punto de la fiesta por excelencia de los ainsetanos.

A la mayor vistosidad de esta representación, de por sí muy colorista, contribuían los efectos pirotécnicos que, en momentos puntuales, como en el desfile de la victoria, han realzado la fiesta. En la parte final, se desplegaba en la Torre de la Iglesia una pancarta con los nombres de las personas homenajeadas en otras ediciones, a la que ha seguido una cascada de fuegos artificiales, toda una sorpresa para público y actores.

Actividades paralelas Morisma 2018
Actividades paralelas a la celebración de La Morisma de Aínsa 2018. / Pedro Montaner

Relevo generacional y debutantes

Una de las novedades más reseñables de este año la constituye el importante relevo generacional que se produce en papeles como el del rey moro, las mujeres mora y cristiana o en los dichos de Araguás y La Cajigosa, que en varios casos pasan de padres a hijos. Es muy frecuente que el texto que ha interpretado un familiar lo continúen sus descendientes. En esta ocasión, el que ha sido rey moro durante 17 representaciones, Luis Lascorz Cortina, cede el testigo a su hijo Luis Lascorz Bernad, de 23 años. José Miguel Chéliz comentaba que “este año hay muchos debutantes en los dichos y valora la incorporación de los jóvenes”.

La Morisma, una representación que une a toda la población

“La Morisma es una representación que une a toda la población, mayores, jóvenes y niños, convirtiéndonos en actores y figurantes por un día y que sustituimos con ilusión y emoción la falta de profesionalidad que podamos tener”, expresaba la presidenta de la Asociación Cultural La Morisma, Isabel Bergua. Asimismo indicaba que “La Morisma es un sentimiento profundo hacia la tradición que no entiende de edades y que se preserva desde el siglo XVII. He aquí donde radica el verdadero milagro de La Morisma”.

Enrique Pueyo destacaba que “La Morisma es la fiesta más importante que tiene Aínsa, se ha exportado poco y tenemos que luchar por conseguir la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional y divulgar la historia que atesora esta representación y trasciende las fronteras de Aínsa y de Aragón”.

El origen de la celebración de La Morisma se remonta al año 1676, cuando Las Cortes de Aragón, reunidas en Zaragoza, concedieron diez libras jaquesas para la representación de esta fiesta, con fondos del Erario Público. En 1716, Felipe V, por medio de Real Decreto, dispuso que se mantuviese el pago de dicha cantidad para la representación de esta leyenda, que rememora la victoria de las huestes cristianas en la conquista de Aínsa.

Los consejeros de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, y de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, asistían a la representación de La Morisma, así como la diputada delegada de Cultura de la Diputación Provincial de Huesca, Berta Fernández, y una larga de lista de autoridades.

José Luis Soro afirmaba que “con tantos siglos de historia, La Morisma es un referente en el recreacionismo histórico. La Morisma tiene pedigrí en las fiestas de recreación. Así lo avalan el rigor y la participación de tres generaciones. Todas las ediciones logran sorprendernos al público”. Por su parte, la consejera Mariví Broto subrayaba que “ahora que apostamos por un turismo de calidad, La Morisma es una oportunidad para dar a conocer la historia en el mejor paisaje posible, la Plaza Mayor de Aínsa. Hoy los sobrarbenses nos sentimos muy orgullosos de disfrutar de este espectáculo”.

Autoridades en La Morisma 2018
Autoridades en La Morisma 2018. / Pedro Montaner
Comentarios