cultura 

La música aragonesa rinde homenaje a Juan José de Mur

De Mur recibió además la medalla del Jinete Ibérico del Instituto de Estudios Altoaragoneses 

Juan José de Mur recibe la medalla del IEA de manos de Fernando Alvira y Juanjo Javierre
Juan José de Mur recibe la medalla del IEA de manos de Fernando Alvira y Juanjo Javierre

El mundo de la música aragonesa ha rendido un merecido homenaje al musicólogo y sacerdote Juan José de Mur que este martes recibía en la Diputación Provincial la medalla Jinete Ibérico del IEA para reconocer su labor en investigar, divulgar y recuperar la música popular aragonesa. Un trabajo que deja como legada más de mil melodías recuperadas en tres cancioneros. De Mur, de 88 años de edad, dijo sentirse “sobrecogido y agradecido” por este reconocimiento. El acto estuvo amenizado por la música de Olga y Los Ministriles que presentaron su disco de “Homenajje” al propio Juan José de Mur.

Natural de Bielsa, este musicólogo y sacerdote ejerció su carrera profesional primero en la diócesis de Barbastro, de 1955 a 1962, y desde entonces en la de Huesca, adonde se incorporó como organista y maestro de capilla hasta su jubilación. Ha buscado y registrado las músicas que han configurado las tradiciones, ritos y fiestas de nuestra tierra en una trayectoria dedicada a su creación artística como compositor, dirigiendo coros musicales en las ceremonias de la catedral y a su actividad investigadora en el campo de la música popular y religiosa.

Tal como pone de manifiesto Fernando Alvira, director del IEA, sus composiciones se centran en el ámbito religioso en las que “con un itinerario de la liturgia de la fiesta introduce un componente popular altoaragonés creando una perfecta simbiosis”.

Fruto de esta investigación son las numerosas publicaciones que a lo largo de los años han recuperado cientos de melodías recogidas en tres extensos cancioneros. El último lo publicaba el IEA en 2015 y recoge alrededor de 450 partituras. Juanjo Javierre ponía voz al área de Cultura de la Diputación Provincial al resaltar la “importancia del patrimonio oral como parte de nuestra herencia cultural, que por sus características tiene mayor peligro de desaparecer, Y gracias a la labor de personas como Juan José de Mur se salvarán del olvido muchas melodías que tan solo recordaban ya unas pocas personas”.

Su aportación al campo de investigación musical ya fue reconocida en el año 2014 cuando fue nombrado académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. En este homenaje que le ha querido dedicar la provincia ha estado acompañado por su familia, así como por el Obispo de Huesca, el deán de la Catedral y el vicario general que han querido acompañarlo como tantos ciudadanos anónimos para devolverle el cariño que Juan José de Mur dijo sentir por los pueblos y vecinos del territorio altoaragonés.

Comentarios