MÚSICA

La VI Trobada de Jazz convertía Fonz en una pista de baile

Unas  600 personas acudían al Centro Cultural L'Urmo

Trobada
Imagen de la Trobada de Jazz / Música

En vísperas de la celebración del Día Internacional del Jazz (30 de abril), en Fonz lo celebraba este sábado con la VI edición de la Trobada de Jazz que volvía a atraer hasta la localidad mediocinqueña a cientos de aficionados del género musical y a bailarines que tomaban la pista del Espazio Cultural L’Urmo desde primeras horas de la tarde. Precisamente la presente edición estrenaba nueva ubicación que se convertía por unas horas en la sede aragonesa del lindy – hop, modalidad surgida en las salas de jazz de Nueva York en los años 20 del pasado siglo y que convierten al festival de Fonz en único en su género en la provincia de Huesca. El EspazioL’Urmo se quedaba pequeño ante la gran afluencia de aficionados del jazz llegados de varias localidades, sobre todo en las horas centrales del festival. Alrededor de seiscientas personas se daban cita en este festival, muchas de ellas caracterizas de los años 20 con gorros, pantalones bombachos, faldas de vuelo …

Tres bandas formaban el cartel de la VI Trobada y se encargaba de hacer bailar a los asistentes hasta la medianoche. El festival lo abría la Big Band de Teruel, un referente en Aragón de este tipo de formato de orquestas, con 21 músicos y la voz aterciopelada del crooner madrileño David Sancho que por momentos encarnaba a Frank Sinatra con sus temas más conocidos ‘New York, New York’ o ‘MyWay’. No faltaban otros temas clásicos de este tipo de formaciones como ‘Chic to chic’ de Louis Amstrong o el clásico del swing ‘MacktheKnife’ con el cerraban una actuación de más de una hora.

El relevo lo tomaba la cantante grausina Julia Martínez con The New Kidson The Band –jóvenes promesas surgidos de la primera Escuela de Jazz de Aragón- que ofrecía un recital para que los bailarines de la escuela Cotton Tales llevaban a cabo tres coreografías y ofrecieran además un taller de iniciación al lindy – hop.

El broche lo ponía el sexteto valenciano Enric Peidro Swingtet, uno de los mejores exponentes del jazz clásico para bailar, cabeza de cartel de este festival. Un saxo tenor, trompeta y trombón, junto a una sección rítmica compuesta por piano, contrabajo y batería ofrecían una interpretación contemporánea de los sonidos jazzísticos más puros.

Un ramillete de la treintena de músicos volvía a subirse al escenario ya en la recta final del festival para ofrecer una característica jamsession en la que han improvisado melodías para que la fiesta llegara hasta bien entrada la noche.

Fuera del recinto, dos foodtrucks y un puesto de cervezas artesanas y de vinos de la bodega Sers, de la Denominación de Origen Somontano, daban la posibilidad a los asistentes de poder cenar al aire libre, mientras escuchaban jazz.

El director del festival, Daniel Escolano, valoraba la buena acogida del público de la nueva ubicación y el buen desarrollo de toda la tarde. “Con el nuevo espacio L’Urmo se ha creado un ambiente muy acogedor, con mucho público y bailarines como otros años. Han gustado mucho las tres bandas, el clima ha ido in crescendo y ha sido una jornada espléndida de jazz”.

La concejala de Cultura, María Clusa, recordaba como la Trobada se reinventó hace cuatro años apostando por el baile lindy – hop, en auge en estos momentos en Aragón, y convirtiéndose así en una referencia “incluso fuera de nuestras fronteras ya que hemos contado con bailarines de otras comunidades”. “Gracias a este formado apostando por el jazz clásico y el lindy – hop nos ha puesto a Fonz en el panorama jazzístico. Damos un ambiente festivo que es lo que buscábamos con este festival, y sobre todo que el jazz se pudiera disfrutar y bailar en familia de una forma más lúdica”.

El presidente de la Comisión de Cultura, Educación y Deporte de la Diputación Provincial de Huesca, Francisco Mateo, calificaba de “éxito” la Trobada de Jazz de Fonz que forma parte del Alto Aragón Jazz Tour junto con otros seis festivales. “Es un ejemplo de cuando el trabajo se hace conjuntamente. Los ayuntamientos son los que tiran del carro y la DPH pone su granito de arena para crear una oferta cultural muy importante para todos los altoaragoneses”.

Además les acompañaba el vicepresidente de la Comarca del Cinca Medio, José Ángel Solans, entidad que también colabora con la realización de la Trobada.


Comentarios