música

Los Rondadores de La Val D´Echo traspasan fronteras con la cantautora Lorena Álvarez

Un EP con cuatro canciones que se gestaron en una residencia artística en Hecho

Portada del EP de Lorena Álvarez y Los Rondadores de la Val d'Echo
Portada del EP de Lorena Álvarez y Los Rondadores de la Val d'Echo

Inquieta siempre y en su incansable búsqueda por encontrar un espacio donde acomodar la música tradicional y popular en el panorama actual, llega el último trabajo de Lorena Álvarez, un EP grabado en el Valle De Hecho, en los Pirineos oscenses durante el mes de agosto de 2020, dentro de las residencias artísticas LoMón Contemporáneo. “Un verso libre dentro del panorama musical español”, “cantautora punk”, “un alma inquieta que destila espontaneidad”, son algunas de las calificaciones de las que ha sido objeto esta asturiana que se ha hecho un hueco en el panorama musical español más inclasificable.

Este EP está compuesto por cuatro canciones para las que Lorena conformó una orquestina con músicos amateur de la zona, tañedores de laúdes, bandurrias y guitarras, que durante un mes acompañaron a la cantautora y compartieron con ella las experiencias que dieron forma a esta grabación, producida por la propia Lorena Álvarez en colaboración con Alonso Díaz.

Para la presentación en directo y debido a la dificultad que supone el desplazamiento de estas 12 personas, Lorena ha concebido una rondalla reducida formada por Víctor Herrero (guitarra portuguesa, vihuela), Charli Aquilué (laúd), y un contrabajo, con la que llevarán al directo las canciones incluidas en este EP, además de una selección del repertorio de discos anteriores, adaptado a esta formación, demostrando una vez más su versatilidad sobre los escenarios y su extenso imaginario creativo que no deja de crecer.


Según explica la propia Lorena:
En estas canciones, hay una intención de poner en valor la música tradicional, pero no cómo género musical, ni estilo, ni como ornamento o etiqueta, si no como manera de acercarse al mundo y relacionarse con él.
Para mí, la música tradicional es la esencia y no el adorno, es la raíz y no la rama y es la casa del misterio más primigenio, con muchas puertas disponibles para que las abramos y exploremos en qué consiste ese misterio.
Podemos encontrar aquí a unas personas encarnando ese espíritu musical, personas que a través de la música pueden comunicarse entre ellas, compartir sus mundos interiores y aprender qué similares son en esencia.
Se fraguó una amistad propiciada por el arte, la música y la poesía, e iluminados por los resplandores de esos fuegos, se trabajó con ahínco hasta que, salvando juntos las limitaciones de cada uno, florecieron las canciones que aquí presentamos.
Música al servicio de unas relaciones humanas, personas al servicio de los espíritus de las canciones, música a ras de suelo, ese es para mí el significado de la cultura y del arte.