san jorge 

Más de 2000 personas participarán en el Día de la Faldeta

Esta fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional, es una de las grandes citas de la provincia 

Día de la Faldeta en Fraga
Día de la Faldeta en Fraga

La boda fragatina que hace un siglo retrató el pintor Miguel Viladrich es la protagonista de los actos del Día de la Faldeta que Fraga celebra este domingo. Unas 2000 personas, de todas las edades, lucirán a lo largo de la mañana del domingo la indumentaria tradicional de Fraga. Es la forma en que los fragatinos rinden homenaje a sus antepasados, en especial a ‘les dones de faldetes’, en esta fiesta de exaltación de la tradición y la cultura popular.

Con motivo del centenario del cuadro “La boda de Fraga”, el Ayuntamiento fragatino quiere potenciar la figura del pintor Miguel Viladrich, que en este cuadro inmortalizó una tradición convertida hoy en símbolo y marca de Fraga.

La obra, que acoge de forma permanente el Palacio Montcada, forma parte estos días de la exposición “Relatos de papel” de Steve Gibson, que podrá visitarse hasta el 10 de junio en las mismas salas del Montcada. Gibson, artista británico afincado en Zaragoza, ha construido un relato en torno a “La boda de Fraga” con la participación de varios descendientes de los fragatinos que hace 100 años posaron para Viladrich. Además de esta exposición, el centenario de la obra se ha conmemorado con una conferencia, un taller infantil y una visita teatralizada por el grupo Génesis.

El programa del Día de la Faldeta

La recreación de una boda tradicional y el desfile de personas vestidas con los trajes típicos de Fraga son los principales atractivos del Día de la Faldeta, reconocida desde 2015 como Fiesta de Interés Turístico Nacional, que cada año atrae a más visitantes.

A partir de las diez y durante toda la mañana del domingo, asociaciones y voluntarios representarán escenas de una boda fragatina, tal y como se celebraba hace más de un siglo. Los diferentes sainetes recrean desde el momento de vestir a los novios, en la intimidad de su alcoba, a la salida de la iglesia, cuando son recibidos con una lluvia de peladillas y confites, tal y como marca la tradición. El convite y el retrato de los novios junto a amigos y familiares pone fin a la representación, en torno a las dos de la tarde.

Comentarios