festivales

MOBA echa el telón con muy buen sabor de boca

La calidad de los espectáculos y la respuesta del público arrojan un satisfactorio balance de esta edición tan marcada por la situación sanitaria

MOBA. Sesión domingo tarde
MOBA. Sesión domingo tarde

El patio del Colegio Joaquín Costa se convertía en escenario de los 6 espectáculos programados en el marco del XII Festival de Artes de Calle de Monzón, MOBA 2021.

Ha sido una edición muy diferente, ya que no se ha celebrado en el entorno de la Azucarera, como es habitual, y en la que se han reducido el número de propuestas. A pesar de eso, la valoración es muy positiva, como manifestaba la técnico de Cultura, Elena Franco.

La calidad de los espectáculos y la respuesta del público, que en muchos casos, tenían invitación solamente para el viernes y acabaron sacándosela para todos los demás, hacen que desde la organización den por más que satisfactoria esta edición tan marcada por la situación sanitaria.

El programa arrancaba el viernes por la tarde con La Pulpa y su obra Bombea!, en el que la torpeza, la risa y la dulzura se suceden a través de escenas cómicas extraordinarias en este espectáculo de clown que anima a recapacitar sobre las disputas globales y a observar nuestros propios conflictos. Esa misma noche le seguían los murcianos Up- Arte, que visitaron Monzón hace años con su primera experiencia escénica y que ahora volvían convertidos en una de las principales compañías del país. En Áureo, nos sumergen en una atmósfera gobernada por la armonía y el equilibrio a través de su circo dinámico y entretenido que combina diferentes disciplinas circenses, portes acrobáticos, banquina, barra rusa, malabares y la manipulación de los objetos de la escenografía.

El sábado los encargados de abrir la noche eran Cía. Vaques con Ye Orvayú!, en el que un par de hombres maduros y contundentes junto a un músico polivalente crean una pieza desequilibrada, un dúo de clowns desfasados tratando de seducir y seducirse... haciendo equilibrios sin trampa sobre mesas, sillas y botellas de cava. Tras ellos, los franceses Les Spectacles del 23 presentaban El hito, un cuidado espectáculo de equilibrios y acrobacias al más alto nivel.

El MOBA se despedía el domingo con los aragoneses Nostraxladamus y su obra Al filo, en la que se daban la mano el funambulismo, la acrobacia, el malabarismo y el humor para narrar una poética historia de montañismo, y Kolektiv Lapso Cirk, que traían a Monzón Ovvio, un elegante espectáculo de circo para todos los públicos que crea una agradable atmósfera.