CULTURA

‘Perros sin jersey’: miradas fotográficas a la ruralidad de Rumanía, los Pirineos y Teruel

La muestra refleja la “necesidad de construir un relato de un mundo que ha terminado siendo postal antes que paisaje”

'Perros sin jersey'
'Perros sin jersey' en Barbastro.

La Sala El Moliné de Barbastro exhibe hasta el próximo 13 de enero la exposición ‘Perros sin jersey’, comisariada por la Asociación Fotográfica y de la Imagen de Barbastro y el Festival BFoto, como parte de las actividades que integran el programa Visiona y que formará parte del Programa de Exposiciones Itinerantes 2019 organizadas por la Diputación Provincial de Huesca (DPH).

Los tres proyectos que forman esta exposición lanzan miradas sobre territorios tan diferentes como Rumania, los Pirineos y la provincia de Teruel, que comparten un leitmotiv: "la necesidad de construir un relato de un mundo que no tiene quien le escriba y que, además, ha terminado siendo antes postal que paisaje, abducido por los clichés impuestos exclusivamente por grupos normativos urbanos".

La última edición del festival BFoto tuvo como eje vertebrador el concepto de "lo rural", en su más amplia extensión, hecho que posibilitó el descubrimiento de un gran número de autores que habían trabajado la ruralidad desde la fotografía. La organización de Bfoto seleccionó a aquellos que, además de haber demostrado sólidos proyectos, presentaban potencial en el desarrollo del planteamiento teórico concreto de esta exposición: los perros sin jersey.

Surgió así la necesidad de trabajar en visibilizar esa ruralidad oculta, una idea que se sintetizaba en la imagen de los perros que viven en los pueblos, sorprendentemente todos sin jersey, muy lejos de cierta idiosincrasia urbana que camina entre el mundo disney y la superficialidad. Con esa premisa se han desarrollado los trabajos Arna, de Luisa Monleón, Iubeste Natura del Colectivo Niño Rojo, formado por Pascual Martínez y Vincent Sáez, y Teruel, de José Ángel Calvé.

Los proyectos presentados

El trabajo Arna, de Luisa Monleón, se adentra en los territorios pirenaicos, "donde la montaña es el tótem, una cultura antigua que emerge de la roca para fundirse con lo chamánico y lo telúrico”. Arna centra así su atención en reunir las esencias "del hombre pirenaico" para investigar sobre una identidad común que define nuestra propia condición salvaje.

Por su parte Iubeste natura (Ama la naturaleza, en lengua rumana), de Niño Rojo (Pascual Martínez y Vicent Sáez), presenta a esos dos tercios de la población de Rumania que viven en entornos rurales. Los autores del proyecto detallan que en este país "la naturaleza se ama y se respeta", idea en la que desean profundizar con este proyecto, comparándolo conceptualmente con la España de hace medio siglo, cuando la pertenencia a lo rural no suponía trauma, pero tampoco épica.

Finalmente, Teruel, de José Ángel Calvé, muestra la realidad de una de las provincias más despobladas de España mirando desde dentro, pero buscando siempre la postura antropológica del extrañamiento, como si la provincia fuese un estado del alma, un lugar imaginario construido a través de la memoria y de esa huidiza realidad invisible por cotidiana.

Tres magníficos proyectos que invitan a la reflexión sin ofrecer respuestas: es suficiente con que el espectador sea capaz de mirar para construir su propio relato emocional. La inauguración de ‘Perros sin jersey’ en El Moliné contó con la presencia de autoridades como el alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, el concejal de Cultura, Iván Carpi y el comisario del programa ViSiONA, Pedro Vicente, además de todo el equipo de cultura de la DPH.

Comentarios