GRAUS

‘Ramiro II el Monje fue un gran obispo de Roda ’

La siguiente cita del programa de las jornadas culturales de Amigos de la Peña será la Gala Lírica el lunes 13

Juan Antonio Cremades
Juan Antonio Cremades minutos antes de su charla en Espacio Pirineos

Juan Antonio Cremades, un enamorado de Roda de Isábena y una de las personas que más ha trabajado, en España, por la recuperación del conjunto arquitectónico de Roda, y especialmente, de su catedral,  ofreció, dentro de las Jornadas Culturales de Amigos de la Peña, en colaboración con la Asociación de Amigos de la Catedral de Roda,  una conferencia en la que habló de Ramiro II el Monje, en sus dos facetas, como rey de Aragón y como obispo de Roda de Isábena. Cremades explicó a los asistentes a la charla que como obispo supo resolver las contradicciones que surgieron, fue un obispo generoso haciendo muchas donaciones a la catedral y, además, nombró un gran sucesor como fue el obispo Gaufredo.

Cremades señaló que Ramiro II el Monje está íntimamente ligado a Roda y Roda con él y trató de demostrar que la leyenda de la campana de Huesca tuvo su origen, precisamente, en Roda de Isábena.

Ramiro II, fue monje antes que rey. De hecho, a la edad de siete años, por decisión de sus padres, entró a formar parte de la orden benedictina y sólo la muerte de su hermano, lo hizo apartarse de su vida eclesiástica para reinar hasta que aseguró la descendencia con el nacimiento de su hija Petronila y el matrimonio de ésta con el conde de Barcelona. Cuenta como anécdota Cremades que, en una ocasión, al rey emérito Don Juan Carlos le dijo que debería visitar Roda porque era descendiente de un obispo de allí.

También se refirió al conjunto arquitectónico y, especialmente, al claustro y la recuperación de sus inscripciones, de las cuales recordó que, la primera de las 215 que hay, se refiere a la muerte del obispo Gaufredo, sucesor de Ramiro II.

Comentarios