patrimonio

Ribagorza escenario de una nueva entrega de ‘Inventario de las ermitas de Huesca’

El 1 de marzo Cristian Laglera presentará en Graus el tomo dedicado a las ermitas y capillas de Ribagorza

Ermita de San Marcial. Chía
Ermita de San Marcial en Chía. Foto Cristian Laglera 

Hace unos días, veía la luz el segundo tomo de la colección ‘Inventario de las ermitas de Huesca’, dedicado a Ribagorza en el que Cristian Laglera ha vuelto a recorrer la comarca, como ya hizo en la trilogía dedicada a los Despoblados pero, en esta ocasión, para poner en valor, en 494 páginas, un total de 536 ermitas y capillas. Han sido casi tres años de trabajo muy costoso, plagados de historias, y kilómetros, para inventariar todo ese patrimonio ribagorzano, en muchos casos, ya desaparecido. La ermita de San Saturnino, en el despoblado de Aguilar, es la que ilustra la portada de esta segunda entrega.

Cristian Laglera, autor de 'inventario de las ermitas de Huesca'

El libro no sólo incluye las ermitas de los 34 municipios sino también un listado de capillas de particulares, de casas aisladas o distinguidas, tratando de pasar por alto lo menos posible. Agradecía la colaboración de amigos que han sido pieza clave de esta publicación como Francisco Martí, que elaboró el listado ‘madre’ sobre el que se iban añadiendo las que les daban a conocer el cura, los vecinos, el pastor o el alcalde cada pueblo, o Carlos Bravo y, principalmente, ‘la gente de los pueblos que ha abierto las puertas’.

Explicaba el autor de esta colección que, en algunos casos ha rastreado el monte sólo por toponimia aún sin tener constancia de la existencia de una ermita. Recordaba, por ejemplo, los seis viajes que le costó dar con una ermita en Arués.

Cristian Laglera

El esquema de la colección es similar a la trilogía de Despoblados, puesto que, el inventario está organizado en orden alfabético por localidades, dedicando a cada ermita o capilla, una hoja que incluye imagen y descripción de la misma

Tras el de Ribagorza, Cristian Laglera, se encuentra ya en inmerso en el tomo dedicado a Sobrarbe y es que, sin duda, se trata de las dos comarcas altoaragonesas más ricas en el capítulo ermitas y capillas.

Ahora llega la etapa de volver a recorrer el territorio pero para presentar esta publicación. El 16 de febrero lo hará en el Museo Diocesano en Barbastro, el 1 de marzo estará en Graus y en abril, el viernes 26, en Monzón. También están confirmadas presentaciones en verano en Castejón de Sos o Campo.

Las presentaciones, además, suelen ser una buena fuente de información porque Cristian Laglera siempre las finaliza preguntando al público si conoce alguna ermita o capilla que no esté incluida en la publicación.

Por cierto, que ha comenzado ya, aunque sólo sea un boceto, el estudio de las advocaciones. Un ejemplo, en Ribagorza, aparte de las dedicadas a la Virgen María, las más numerosas son a San Salvador, San Pedro Mártir, San Saturnino o Santa Ana.

Comentarios