balonmano

Bada Huesca se prepara para volver a competir este miércoles con Benidorm

Gerard Carmona señala que hay que estar preparados y dar el máximo

Gerard Carmona, Clínica Fuente del Ángel balonmano
Carmona acudía a la presentación de su patrocinador en la Clínica Dental Fuente del Ángel

Los numerosos aplazamientos que se están produciendo en estas semanas hace que el Bada Huesca tenga muchas ganas de volver a competir. Si nada se tuerce será este miércoles a las 20:30 horas ante Benidorm en uno de los encuentros que los oscenses tienen aplazados y que se debería haber disputado el 27 de septiembre. Un encuentro para intentar sumar dos puntos y recuperar las buenas sensaciones que se vieron en Pontevedra en el último partido que se jugó el 4 de octubre.

Los jugadores están con esa ilusión y es que está resultado duro afrontar la situación cada semana con los encuentros suspendidos que han trastocado todo el calendario. Gerard Carmona participaba este lunes en la presentación de su patrocinador personal, Clínica Dental Fuente del Ángel, donde trasladaba esas sensaciones que se tienen y es que se llevan “unas semanas que no competimos y lo estamos trasladando a los entrenamientos para que sea falta de competición no nos pueda perjudicar”.

Gerard Carmona para presentar esta colaboración junto a Aitor Murillo y Ángel Marquina como representantes de la empresa, que destacaron la voluntad de la compañía de apoyar al deporte oscense, en este caso de la mano del Bada. A la cita también acudieron José María Udina, miembro de la directiva del Club y José Francisco Nolasco.

Gerard Carmona

Sobre si la competición puede estar adulterada por todos los cambios, Carmona reconoce que a algunos equipos “les está perjudicando mucho a nivel de aficionados o partidos aplazados y algunos van a sentirse perjudicados”, indicaba.

En el Bada solo miran “por nuestro trabajo” y es que con el calendario actual “te toca jugar aquí y te lo suspenden, y lo que tenemos que hacer es que cuando nos toque vamos a dar el máximo”. Además es que no queda otra “ porque es lo que más nos gusta. La situación es complicada para todos, el que tiene su negocio, su familia y lo veo con la manera de estar concentrado cuando llegue el momento”, apunta Gerard Carmona.

La verdad es que el inicio no fue bueno con tres derrotas tras una pretemporada ilusionante y “es verdad que los primeros partidos falto ritmo confianza y todos estábamos que no sabíamos que pasaba”, pero ante El Cisne el equipo “dio ese paso que necesitábamos para creérnoslo y que demos ese nivel muy bueno en la liga”.

No se ha decidido nada sobre una competición que tiene casi 40 partidos aplazados y los jugadores lo único que quieren es jugar y “lo mejor para nosotros a nivel sanitario. Huesca a nivel de controles lo estamos haciendo muy bien y esperaremos a que cuando nos dejen jugar jugaremos y estar preparados para ello”, indicaba también Carmona.

El miércoles es la primera oportunidad ante un Benidorm que se ha quedado fuera de Europa por el coronavirus y que había hecho un equipo “muy completo para competir en Europa y esperamos un partido que no va a ser fácil. Jugamos en nuestra casa y consolidarnos en Huesca y que el que venga venga con mucho respeto hacia nosotros”, es el objetivo.

El Bada Huesca jugará este miércoles pero volverá a descansar el fin de semana ya que el partido ante Cuenca ha sido aplazado también por los positivos por covid-19 en el rival. Así por lo tanto la siguiente cita no sería hasta el 1 de noviembre en Granollers, si bien existe la posibilidad que este partido se recupere el día 28, a expensas de la recuperación de los jugadores de Cuenca.