contenido especial

Conchita Martínez quiere seguir entrenando



Conchita Martínez
Conchita Martínez

La extenista ha compaginado en 2018 su vida personal con la de entrenar durante unas semanas a Garbiñe y, de cara al US Open, a Karolína Plísková.

A sus 46 años, ha quedado claro que la vida de Conchita Martínez estará siempre ligada al tenis, el deporte que la ha hecho grande y que le ha dado todo. Tras una carrera llena de éxitos, entre los que destaca su victoria en Wimbledon en 1994, la de Monzón comenzó hace algún tiempo su nueva etapa como entrenadora, la cual le está yendo especialmente bien.

Sus recientes éxitos con la española Garbiñe Muguruza le han disparado en el mercado como una entrenadora que ayuda, mediante su experiencia, a convencer a sus jugadoras de que pueden hacerlo mejor. Cabe destacar que, precisamente, con ella al mando fue cuando se vieron los mejores partidos de la caraqueña, que logró vencer en Wimbledon 2017 y ser la número 1 mundial del ránking WTA ese mismo año. Pero desde su separación la cosa fue a peor.

Seguramente por esa razón, Garbiñe prefirió a principios del 2018 volver a contar en su staff técnico con la oscense, que aceptó estar con Muguruza para una serie de torneos, los cuales acabaron en Miami tras unas siete semanas juntas. Desde ahí la española sufrió un bajón impresionante tanto de forma, como mental y, por lo tanto, de juego, que han acabado por sacarla del top 15 mundial.

Muguruza y Plísková ya han contado con ella

Pero Conchita no solo ha sacado grandes resultados con Muguruza y ya parece que otras de las mejores tenistas del circuito femenino, a las cuales conviene apostar en William Hill, como Karolína Plísková también han querido tenerla a su lado en momento puntuales. La checa, en concreto, contrató sus servicios de cara a un US Open en el que no le fue nada mal. Solo el gran momento de forma de Serena Williams, que se cruzó con ella en cuartos de final, la echó de un torneo en el que logró su segundo mejor resultado igualando esta marca a la del año pasado.
Todo ello convierte a Conchita Martínez en una de las entrenadores de mayor mercado en la actualidad y su predisposición por seguir ligada al tenis tan activamente como hasta ahora hacen que, seguramente, vuelva a formar parte de un equipo técnico de alguna jugadora top en los próximos meses.

Hasta entonces, la de Monzón prefiere mantenerse tranquila y a la espera de una llamada que le permita volver a trabajar. Mientras tanto, se ha estado centrando, como podemos recordar, en su posible ingreso al Salón de la Fama del tenis, de donde, sorprendentemente, aún no forma parte. La cinco veces ganadora de la Copa Federación o finalista del Open de Francia en el 2000 y del Abierto de Australia en el 1998, tiene méritos más que de sobra para estar en este grupo selecto del que tan solo hay, para que nos hagamos a la idea, cinco españoles, un número que seguramente crecerá en los próximos años cuando, de manera definitiva, Conchita Martínez entre por sus grandes éxitos.

Comentarios