rubgy

Contundente derrota del Quebrantahuesos Rugby Club en Barcelona

El equipo altoaragonés caía por 55-8 ante el CEU

Rugby Quebrantahuesos
El equipo altoaragonés no pudo ante un potente rival

Este sábado pasado se jugaba en Barcelona la cuarta jornada de la División de Honor Catalana de rugby, que se saldaba con una dura derrota del Quebrantahuesos RC en el feudo del CEU barcelonés, mediante un abultado 55-8 para los locales. Los quebrantas mostraron dos caras muy diferentes en este partido, con una primera parte muy seria y de muy buen rugby, y una segunda parte para el olvido.

El partido empezó con una concentración absoluta por parte de los jugadores oscenses, colistas de la categoría, pero con la sensación y las ganas de que se podía sacar provecho de un partido a priori complicado. El CEU entró un poco frío y los visitantes aprovecharon esa concentración para arrinconar al contrario, forzándoles a cometer errores y a jugar incómodos. Un golpe en contra daría ventaja a los catalanes, pero eso no haría mella en los montisonenses, que gracias a encadenar unas cuantas fases de buen rugby, lograban un primer ensayo cerca de la banda que posaba el caribeño del equipo, Dominic.

El CEU despertó tras el ensayo, pero las acometidas eran secadas por la defensa del Quebrantahuesos, que seguía jugando con el segundo clasificado de tú a tú. Lograría un ensayo más el equipo de Barcelona, pero se recortarían distancias gracias al pie de Edgar, con un golpe de castigo entre los tres palos. Desafortunadamente caería uno más antes del descanso, sin embargo, un resultado de 17-8 en rugby todavía es un resultado muy abierto, y los oscenses fueron al banquillo con muy buenas sensaciones, pensando que el partido podía caer de su lado.

Nada más lejos de la realidad. De nuevo en el campo, el CEU cambió la caraja inicial por una versión mucho más agresiva, jugando al límite del reglamento y con más ganas de llevarse el partido. La juventud de la escuadra aragonesa no supo mantener la concentración requerida para un encuentro de tal calibre y comenzó a salirse del partido y a desconectar en momentos clave. De este modo, el CEU ensayaría con relativa facilidad varias veces, llevándose por delante al equipo visitante sin dar opciones de más. El resto del partido, para el olvido: numerosos golpes de castigo, metros perdidos por protestar al árbitro, y numerosos errores en la circulación defensiva abocaron al Quebranta a una nueva derrota.

Ahora tocan dos semanas de descanso de liga, que serán un buen respiro para un equipo muy mermado por las bajas. La moral está herida, pero este equipo ha demostrado muchas veces que sabe revolverse ante la adversidad y que no dejará de pelear hasta el último partido. El sábado 5 de febrero tocará un gran día de rugby con escuelas de todo Aragón y Cataluña, y el plato fuerte del senior con el derbi Inef Lleida – Quebrantahuesos. Se espera que los más pequeños empujen al equipo a su primera victoria en DHC esta temporada.