sd huesca 

Victoria del Huesca ante el Eibar para seguir vivo 

Los oscenses consiguieron tres puntos en un encuentro marcado por el ambiente festivo y la lluvia y dos golazos de Enric Gallego y Chimy Ávila 

SD Huesca Eibar en El Alcoraz
La SD Huesca sumó tres puntos para seguir peleando por la permanencia

El día de fiesta culminó como se esperaba, con una victoria de la SD Huesca ante el Eibar por 2-0 que le permite seguir soñando con la permanencia en Primera División. Los goles de los locales, en esta ocasión no azulgranas ya que jugaron con la camiseta de la Cruz de San Jorge, fueron obra de Enriq Gallego en el 53 y de Chimy Ávila en el 57. Cuatro minutos de locura en El Alcoraz que decidieron el choque y donde afición y equipo demostraron que van a seguir luchando por estar vivos hasta el final.

Sorprendió Francisco con un once en el que desaparecían jugadores importantes, como Moi, y donde entraban Mantovani por el lesionado Pulido y Musto y Cucho como novedades. Quería más contención en el centro del campo y situó un doble pivote con el argentino y Yangel y tres arriba para crear peligro en campo contrario. Le salió bien en esta ocasión al técnico.

El partido no fue bueno en la primera mitad y la lluvia hizo que el balón fuera rápido y cada llegada al área había que afinar para no cometer errores. El Huesca tuvo un punto más sobre un Éibar que se presentó con bajas y que no estuvo fino. Además tuvo un serio contratiempo con la lesión de Kike al que Mantovani le dio un golpe en la cara que le provocó la rotura de los huesos propios de la nariz y seguidamente fue Diop el que se retiraba, también lesionado. Dos cambios y un serio contratiempo.

Tras el descanso llegó la locura con el primer gol de Enric Gallego de tacón tras un sensacional envío de Cucho y con la incertidumbre del VAR por si el esférico había salido en la acción del colombiano en banda. Con el 1-0 se vino arriba el Huesca que hizo seguidamente el segundo. Un auténtico golazo de Chimy Ávila que empalmó a toda la escuadra un córner perfectamente ejecutado por Ferreiro. 2-0 y partido decidido ante un Éibar que no dio sensación de peligro.

Al final alegría en un Alcoraz que no veía ganar al Huesca desde el 2 de marzo que se impuso al Sevilla. Siete jornadas en las que se han perdido tres partidos y se han empatado cuatro. Ahora, con este triunfo, con 29 puntos hay que seguir remando con cuatro jornadas por delante en las que el Huesca lo sigue teniendo muy complicado. Dce momento las miradas puestas en Villarreal el domingo y que los resultados sigan acompañando.

Comentarios