rugby

Derrotas del Huesca Rugby en sus partidos ante el Ibero

El equipo masculino perdía por 7-36 y el femenino lo hacía por 0-49

rugby
El equipo masculino peleo ante un rival superior

El Huesca Rugby y el Ibero Rugby disputaron un gran partido en el campo de la Universidad ante unas 100 personas, bajo una lluvia intermitente que dificultó el juego a la mano propiciando un exceso de errores que desencadenaron en un gran número de jugadas estáticas (touche y melé), en donde el mejor posicionamiento, experiencia y estructura del equipo maño se impuso. El Ibero Rugby es un club zaragozano nacido en 2015 con una progresión magnífica tanto en sus equipos como en su proyecto de club.

El Ibero comenzó el partido muy enchufado, con acometidas de sus tres cuartos que produjeron dos ensayos muy tempraneros, el Huesca se recompuso y empezó a visitar el campo rival, pero una nueva jugada del eléctrico apertura maño propició que uno de sus centros rompiera por el medio la cortina defensiva oscense facilitando un ensayo entre palos. (0-17).

Se conjuro el Huesca que avanzó con su delantera en varias fases abiertas consiguiendo un balón limpio en zona de veintidós contraria, el apertura verdiblanco Bardina puso en juego a su potente centro Saúl, que tras romper un placaje y arrastrar a dos jugadores rivales durante cinco metros logró posar in extremis en la zona de marca. (7-17). El Huesca Rugby se ilusionó con la remontada pero antes del descanso, ante una blanda defensa oscense, el Ibero volvía a marcar. (7-24).

La segunda parte fue muy distinta. Se disfrutó de un rocoso Huesca que empezó a encadenar fases y a mantener la posesión jugando de una manera más consistente durante muchos minutos levantando a la grada en varias acciones, pero todo ese dominio, todo ese nivel de juego no se expresó en puntos, el tiempo fue pasando y las fuerzas comenzaron a flaquear, tras dos errores infantiles de los locales el Ibero volvía a castigar para llegar a un resultado final de (7-36)
Merecida y trabajada victoria del Ibero aunque el resultado no muestra el coraje y juego del Huesca Rugby.

Derrota en casa del femenino con buenas sensaciones

Sábado, 29 de febrero. La capital oscense se preparaba para recibir al equipo zaragozano CR Íbero en una tarde atípica, tanto por el horario asignado al partido, las 19h30 de la tarde para el femenino, con la noche ya echada y el campo iluminado por la luz artificial, como por la amenaza de lluvia. Las oscenses volvían a acudir a la cita reducidas en número, pero con la posibilidad de realizar cambios infinitos una vez que se acordó con el árbitro la modalidad de juego. Tres partes de VII a 10 minutos cada una.

Rugby femenino
El equipo femenino tampoco pudo con las zaragozanas

Nada más dar la señal de comienzo de juego, las oscenses subieron ágiles en la presión defensiva, pero a los pocos minutos cometieron un error de juego, pitando el árbitro golpe y separación de diez metros que al no llegar a cumplir, el íbero aprovechó para recuperar el balón y conseguir su primer ensayo. Esta carencia de experiencia en el terreno de juego por parte del QRC-Huesca se repitió en varias ocasiones, haciendo mella en la defensa naranja y siendo aprovechada por las rivales para generar situaciones de peligro.

Por otra parte, mientras que las íberas consiguieron los siguientes ensayos basculando el oval hacia los laterales, permitiendo que sus ágiles jugadoras corriesen hasta anotar, cuando el QRC-Huesca se hacía con el balón, lo jugaba en las situaciones de choque más acostumbradas al juego de XV con saques más lentos y avance más corto, aunque efectivo. Como en otros partidos precedentes, Sarai, fuerte como un mallo y veloz como un cohete, protagonizó una carrera encomiable con la que ganó varios metros de ventaja para su equipo, siendo sólamente detenida por cuatro jugadoras íberas y porque empezó a perder los pantalones.

Llegó el segundo asalto, el QRC-Huesca empezó con saque desde el centro pero la patada de nuestra jugadora Amalia no consiguió sobrepasar la línea y se perdió la posesión del balón. Las jugadoras se enfrentaron a un nuevo equipo íbero, completamente renovado, pero eso no les hizo bajar la presión. Al contrario, la defensa naranja fue muy sólida mientras que a las íberas les costó entrar en el juego, y los ensayos tardaron en llegar. En esta segunda parte las melés fueron protagonistas, siendo muy bien defendidas por las rivales, pese a que el tamaño no les acompañaba.

Tercera y última parte, siete jugadoras íberas nuevas frente a las locales que continúan resistiendo el empaque. La capitana Anabel luchó poderosamente por el avance e hizo peligrar a las íberas en su línea de 22. Pero los saques lentos y la mala decisión táctica de no cambiar el sentido del juego, perjudicaron a las locales que vieron desaparecer su oportunidad de ensayo. Las tornas se cambiaron y los últimos minutos se las lucharon en línea de 22 propia. Un destello de magia se intentaría en los últimos segundos, pero quedó en un intento de patada que no llegó a ser. En todo caso, Íbero no marcó y el resultado del encuentro arrojó un marcador de 0-49.

Pese a que la carencia de jugadoras en las convocatorias continúa siendo el hándicap del equipo femenino, los ánimos fueron más positivos entre las jugadoras a diferencia de las semanas anteriores. Muchas compañeras se incorporaron al terreno de juego, recuperadas de las lesiones, lo que fue razón suficiente para disfrutar del encuentro con las rivales. Las jugadoras terminaron el encuentro satisfechas con el trabajo bien hecho, conscientes una vez más lo duras que son en defensa, y que, bien aprovechadas, sus oportunidades de ataque no están lejos de conseguir el ensayo.