fútbol

El Comité de Competición cierra de forma parcial una grada del estadio del Tenerife

Tras los incidentes ocurridos con el lanzamiento de una moneda sobre la asistente Guadalupe Porras se sanciona también con 1.500 euros al club

Agresión Tenerife SD Huesca
El partido estuvo detenido durante más de diez minutos

El Comité de Competición ha decidido sancionar al C.D. Tenerife, por infracción del artículo 101 del Código Disciplinario de la RFEF, con multa en cuantía de 1.500 euros y clausura parcial por un partido de la grada desde la que provenían los objetos lanzados por los espectadores locales, en los términos previstos en el artículo 57.1 del Código Disciplinario de la RFEF.

El Comité señala en su decisión lo que el colegiado Díaz de Mera señala en el acta “en el minuto 83 del encuentro me vi obligado a detener el juego tras comunicarme mi asistente número 2 que un objeto que no pudo identificar le había golpeado en la cabeza. Cuando yo me dirijo a ella observo como desde la grada caen varias botellas medio llenas de agua desde la zona en la que se encontraban aficionados locales. Ella me comunica que se encuentra aturdida debido al impacto y decidimos retirarnos a vestuarios. En el vestuario fue atendida por el médico del equipo local. Cuando ella se encontró recuperada y el coordinador de la Policía Nacional nos garantizó nuestra seguridad volvimos a reanudar el juego habiendo estado el juego detenido durante 15 minutos. Una vez finalizado el encuentro el coordinador de la Policía Nacional nos comunica que el objeto que impactó en mi asistente número 2 fue una moneda de 50 céntimos”.

En los fundamentos jurídicos e indica que no puede obviarse, en primer lugar, que se produjo el lanzamiento de “varias botellas medio llenas de agua”, objetos de cierto peligro potencial y susceptibles de causar lesiones, que afortunadamente no se produjeron por la falta de puntería de los energúmenos que las lanzaran”.

En definitiva, para determinar la gravedad y consiguiente responsabilidad, “hemos de reparar en el apartado 2 del citado artículo 15, comenzando por la concurrencia de un riesgo notorio de producción de lesiones, la meritada influencia del incidente en el normal desarrollo del juego, así como, pese a los esfuerzos (infructuosos) a los que se alude en el escrito de alegaciones, la falta de presteza para identificar y poner a disposición de la autoridad competente a los protagonistas de los hechos (no solo al energúmeno que lanza la moneda de 50 céntimos u otro objeto contundente), sino a los que lanzaron varias botellas medio llenas de agua”.

Por todo ello se decide sancionar con el cierre parcial de la grada y además los 1.500 euros de sanción al CD Tenerife.

Comentarios