Sd Huesca 

El Huesca consigue tres puntos de oro en su lucha por el ascenso

Los azulgranas vencían 2-1 al Alcorcón con goles de Cristo y Okazaki. El gol madrileño fue en propia puerta de Josué Sa

SD Huesca celebración vestuario
Los azulgranas celebrando el gol de Cristo 

Victoria importante la que conseguía la Sociedad Deportiva Huesca ante un buen Alcorcón que plantó batalla y vendió cara su derrota. Se adelantaron los oscenses con un tanto de Cristo, pero no tardó en empatar el conjunto alfarero con un gol de Josué Sá en propia puerta. Pero Okazaki hacía el 2-1 en el tiempo añadido, otra vez con un gran remate de cabeza, que ponía por delante a los azulgrana. En la segunda mitad controló mejor la situación el Huesca y al final Míchel decidió guardar la ropa y quedarse con los tres puntos que le mantienen segundo en ascenso directo y dependiendo de sí mismo.

Se sabía que el Alcorcón sería un duro rival y desde el primer minuto salió dispuesto a por el triunfo que le hubiera acercado al playoff. El Huesca sufría y cada llegada visitante encogía el corazón de los altoaragoneses. Pero fue Cristo el que con un buen disparo desde la frontal hacía el 1-0 en el minuto 21’. En una de las primera llegadas los oscenses habrían la lata.

Pero no desesperaron los de Fran Fernández que insistieron y en un falló en una salida de balón el centro lo remató Mula desviado, pero el esférico pegó en Josué Sá y se introdujo en la portería local. Era el minuto 29’ y las fuerzas se igualaban.

Antes del descanso se desnivelaba la balanza con un gran cabezazo de Okazaki en un perfecto balón que le puso Mikel Rico para hacer el 2-1 en el añadido del primer periodo e irse al descanso por delante en el marcador.

Mejoró el Huesca en la segunda y perdió chispa el Alcorcón que solamente dispuso de una oportunidad, mientras que las llegadas de los azulgrana eran cada vez más claras, aunque no se materializaron. Fueron pasando los minutos y hubo que replegar velas. Míchel metió en el campo de refresco a Mboula y Rafa Mir para buscar la velocidad y a Eugeni para el control del centro del campo y Luisinho y Datkovic para cerrar la lata. Fue un acierto del técnico que consiguió que la presencia de hombres importantes de ataque del rival pasara desapercibida por la seguridad de la zaga oscense.

No faltó la polémica con dos golea anulados al final, uno por cada equipo. Primero el de Sandaza por mano en el control y luego el de Rafa Mir por interpretar que hubo falta en el remate. Con el 2-1 el colegiado pitó el final y la alegría en la parroquia azulgrana fue total porque el ascenso está un poco más cerca.

Comentarios