sd huesca

El Huesca duerme en puestos de ascenso directo

Los oscenses consiguen una sufrida victoria ante Las Palmas por 1-0 gracias a un gol de Okazaki y empañada por la grave lesión de Doukouré

Okazaki celebra su gol ante la U.D. Las Palmas
Okazaki celebra su gol ante la U.D. Las Palmas / LaLiga

La SD Huesca cumple con el objetivo y consigue llevarse la victoria ante la U.D. Las Palmas por 1-0 gracias a un gol de Okazaki al final de la primera parte. Los primeros 45 minutos fueron de claro dominio azulgrana que se iba al descanso por delante en el marcador. En la segunda parte las tornas cambiaron y los canarios reaccionaron dominando parte del juego gracias también al bajón físico de los oscenses. Los tres puntos le permite al equipo azulgrana situarse en puestos de ascenso directo a expensas de lo que haga este viernes el Zaragoza en su partido ante el Girona.

La nota negativa la grave lesión de Doukouré que se ha roto el tendón de Aquiles, otra grave lesión que se ha producido en los primeros minutos. Se retiraba del campo llorando y es que después de recuperarse de la rotura del ligamento cruzado y las recaídas que tuvo, ahora le llega otro palo puesto que estamos hablando de sobre 8 meses de baja.

Nadie dijo que esto sería fácil y hubo sufrir para conseguir una victoria que permite a los de Míchel Sánchez colocarse con 61 puntos en la tabla, empatado con el Real Zaragoza, y a dos del Cádiz que es el líder. Cuarto es el Almería con 60 en una lucha por el ascenso directo que se presume dura y disputada.

Comenzó bien el Huesca, aunque la lesión de Doukouré obligó a Míchel a dar entrada a Mosquera. El equipo estuvo bien, fluido y llegando fácil por las bandas, especialmente la de Miguelón, lo que hacía que el balón rondara la portería de Josep en varias ocasiones. Pero hubo que esperar al minuto 46’ en el añadido de la primera parte para que en una contra, Ferreiro sirviera un balón a Okazaki que completamente solo remató al fondo de la red. Era el premio al buen trabajo del equipo.

Pero en la segunda, Las Palmas salió con más chispa y recuperaba el balón con facilidad ante un Huesca muy impreciso. Es verdad que no hubo grandes ocasiones, pero las llegadas de los de Pepe Mel llevaban por lo menos la incertidumbre a lo que pudiera pasar hasta el final en un partido que los locales no conseguían cerrar.

Con el corto 1-0 se llegaba a los últimos minutos donde el ex azulgrana Mantovani, antes de ser expulsado, perdonó con un remate de cabeza que se iba fuera por poco. Fue la acción más peligrosa. El Huesca no tenía fuerzas y los canarios lo intentaban en unos instantes finales donde se aguantó el tipo. La entrada de Luisinho fue importante y también el trabajo de jugadores como Cristo o Rafa Mir.

Al final tres puntos que mantienen al Huesca en la pelea, pase lo que pase este viernes en el Girona – Zaragoza y a pensar en el partido del domingo en Coruña en un salida comprometida ante un Deportivo que se está jugando la permanencia.

Comentarios