sd huesca 

El Huesca empata ante el Celta en un partido loco

Los oscenses consiguieron darle la vuelta al partido, pasando del 0-2 al 3-2, pero los visitantes empataron 3-3 en el minuto 81

Partido jugado en El Alcoraz entre la SD Huesca y el Celta de Vigo
El Huesca y el Celta de Vigo empataron en un encuentro con seis goles

El Alcoraz vivía uno de esos partidos de infarto con momentos de alegría y tristeza. Un partido loco que finalizaba con un 3-3 ante el Celta de Vigo. Un punto que es insuficiente para la necesidad de los azulgrana que tuvieron la victoria en su mano tras remontar un 0-2 adverso. Con el 3-2 llegó la igualada y luego un añadido con dos claras ocasiones, especialmente una de Enric Gallego, que pudieron haber dado la victoria. La salvación sigue a siete puntos, con una jornada menos, y otro partido el domingo ante el Levante vital para los oscenses.

Francisco apostó por los mismos once que saltaron al Bernabéu y le salió mal. El Celta comenzó mejor y no tardó en avisar ante la portería de Santamaría. Primero fue un gol anulado por fuera de juego y luego el primer tanto de Brais Mendez que ponía el 0-1 a los 14 minutos. El entrenador oscense reaccionó y dio entrada a Ferreiro por Musto. Primera mitad con un Huesca desconcertado y sin peligro ante un Celta cómodo y dominador que tuvo el segundo gol en las botas de Boudebouz, pero entre el portero azulgrana y el larguero lo evitaron.

En la salida del segundo tiempo no parecía que las cosas pudieran cambiar e incluso fueron a peor con el 0-2 de Iago Aspas. Había que jugársela y entró Enric Gallego que hacía el 1-2 en el 62. Diez minutos de locura con los tantos de Chimy Ávila y Pulido para colocar el 3-2 en el marcador.

Se había hecho lo más difícil, pero en un nuevo error llegó el 3-3 de Boudebouz que ponía las tablas y suponía un jarro de agua fría para una afición que estaba volcada con los suyos.

El Huesca no bajó los brazos, consciente de la importancia del triunfo, y siguió atacando e incluso pudo conseguir la victoria en una jugada en la que Enric Gallego mando fuera a puerta vacía una pelota, en el descuento, que hubiera supuesto la victoria azulgrana.

Luces y sombras en un partido que era una final y que acabó con un empate que no contenta a ninguno de los dos. Es cierto que ambos tuvieron oportunidades, pero las del Huesca fueron muy claras con un tiro de Cucho al poste, un remate de Etxeita que detuvo Rubén, que fue uno de los destacados de su equipo.

La zona baja sigue ardiendo, pero el Huesca se mantiene a siete puntos y cada vez queda menos. El domingo en Valencia ante el Levante, otra final ante un conjunto herido que viene de perder y que no tiene todavía asegurada la permanencia y se puede meter en el lío.

Comentarios