sd huesca

El Huesca pierde ante Osasuna, pero mejora su imagen

Los de Nacho Ambriz cayeron derrotados por 2-1 a pesar del tanto inicial de Dani Escriche. Sandro no jugó un solo minuto a la espera de su salida

Carlos Kevin, en una pugna con Róber Ibáñez | Foto: SD Huesca
Carlos Kevin, en una pugna con Róber Ibáñez | Foto: SD Huesca

La Sociedad Deportiva Huesca ha caído por 2-1 ante el CA Osasuna en su segunda prueba de la temporada. Esta vez, con sensaciones y resultado distintos al primer partido, pues el equipo de Nacho Ambriz fue capaz de superar en ciertos tramos al conjunto navarro, habiéndose adelantado gracias a un nuevo gol de Dani Escriche, pero los tantos de Nacho Vidal y Chimy Ávila en la segunda parte le dieron la vuelta. Una derrota de la que se pueden sacar muchas cosas positivas a falta de menos de un mes para estrenarse en liga. Destacar que Galán tuvo sus primeros minutos ya que no jugó ante la Real Sociedad y que Sandro sigue sin ser participe de los encuentros de pretemporada a expensas de una posible salida del club azulgrana.

Después de unos primeros minutos de tanteo, la igualdad predominaba por encima de todo en el campo de Ribaforada, aunque pronto dejaría de permanecer las tablas en el marcador. Si en la pasada ocasión fue la Real quien se adelantaba al Huesca, esta vez era todo lo contrario, pues Dani Escriche ponía por delante al equipo de Nacho Ambriz en el minuto 6. Tras un desajuste defensivo por parte de Osasuna, Marc Mateu aprovechaba el exceso de confianza de la zaga rojilla para recuperar el balón en el interior del área, cediéndoselo atrás al de Burriana y batiendo este a Pablo Valencia.

Y es que el Huesca no se guardó absolutamente nada, mostrando intensidad y ganas de cambiar por completo las sensaciones que pudo dejar el equipo en el primer amistoso de la pretemporada. Más allá de dicha ocasión que concluyó en gol, el duelo alcanzaba el minuto 15 sin excesivo peligro por parte de ningún equipo, con los de Jagoba Arrasate como dominantes del balón en busca de la reacción que se alargaba hasta más allá del 20’.

No obstante, quien seguía aproximándose a las inmediaciones rivales era el Huesca, dándole una vez más prioridad al orden y en ocasiones al juego directo. Marc Mateu, Ferreiro y Peñaloza trataban de darle profundidad al equipo, generando peligro a base de centros e internadas a la espalda de la defensa. Además, Escriche estuvo a punto de anotar el segundo de la tarde pasado el minuto 34, aunque el palo lo impidió después de una gran jugada combinativa entre él y Ferreiro que acababa con el joven delantero frente al guardameta rojillo.

El encuentro se animaba en cuanto a ocasiones escasos instantes después con otro disparo a la madera, aunque esta vez para Osasuna por medio de Kike Barja. Tras una jugada individual, el centrocampista navarro se sacaba un fuerte golpeo de la nada que parecía imposible para Andrés, quien no tuvo mucho trabajo hasta el descanso. Así se llegaba al término de los primeros 45 minutos, con victoria momentánea para Ambriz y los suyos, mostrando una cara distinta a lo visto anteriormente.

La segunda parte comenzaba con la aparición del Chimy Ávila en el verde, reencontrándose así con el equipo que le vio crecer y le dio la oportunidad de destacar tanto en Segunda como en Primera División. También con el empate inmediato de los locales, que lograban poner el 1-1 en el marcador por medio de Nacho Vidal. El defensor no le daba opción al meta azulgrana después de colocar su disparo desde la frontal a la derecha de Andrés.

Y no fue para menos, pues tanto Osasuna como el Huesca realizaron algunas sustituciones respecto a las alineaciones iniciales. Siovas, Galán, Ferreiro y Carlos Kevin dieron paso a Ronald, Lombardo, Nwakali y Joaquín Muñoz, mientras que Jagoba cambió por completo el once. En ese sentido, los movimientos surtieron efecto para los locales, que no perdieron el tiempo para remontar y lo hicieron a la altura del minuto 60. El nulo entendimiento entre Pulido y Andrés a la hora de despejar un balón le abrió todas las puertas al delantero argentino, quien tras regatear al portero azulgrana fuera del área empujaba a placer sin oposición alguna.

Los minutos transcurrían hasta alcanzar el término del partido, dejando así buenas sensaciones y mejorando la imagen tras un duelo en el que la SD Huesca dio el nivel esperado. Lo derrota es lo de menos, pues el equipo de Nacho Ambriz sigue mejorando y sumando conceptos a pesar del gran número de canteranos que tuvieron su oportunidad en la segunda parte.

Quien no parece haber asimilado lo implantado por Ambriz es Sandro, que a la espera de concretarse su posible salida no jugó un solo minuto en tierras navarras. Tampoco lo hizo ante la Real Sociedad, dejando claro que su deseo es salir en busca de una nueva aventura en Primera División. 

Con el segundo amistoso ya finalizado, solo quedar regresar a los entrenamientos y, por supuesto, analizar los primeros duelos preparatorios, todo con la mirada puesta ya en el choque del sábado ante el Lleida Esportiu, que tendrá lugar en las instalaciones del IES Pirámide a partir de las 19 horas.