sd huesca

El Huesca salva los muebles en el último minuto

El conjunto azulgrana ha empatado a uno ante la Ponferradina, gracias a un gol de penalti de Seoane en el 97', tras más de 20 minutos con uno menos

David Ferreiro, en un córner ante la Ponferradina | Foto: LaLiga
David Ferreiro, en un córner ante la Ponferradina | Foto: LaLiga

Con todo prácticamente perdido en el tiempo de descuento, la SD Huesca ha sacado finalmente un punto de El Toralín ante la Ponferradina. El empate a uno se ha sucedido tras un duelo en el que el Huesca ha presentado una mínima mejoría, pero insuficiente para hacerse con la victoria. La expulsión de Marc Mateu en el 68' condicionó el choque, el cual empezó a decantarse con un tanto de Edu Espiau en el 84', aunque Seoane ponía las tablas en el marcador en el 97', tras un penalti pitado gracias al VAR. 

Era la segunda prueba de Xisco Muñoz al mando del conjunto azulgrana, y no fue nada fácil todo lo que tuvo que soportar de principio a fin. Y es que los suyos no empezaron bien el duelo, mostrando el equipo berciano tanto un mejor posicionamiento como claridad de ideas a la hora de poner en peligro a los azulgrana. No obstante, superado el minuto 20, el Huesca empezó a igualar fuerzas, corrigiendo errores y basculando para impedir el máximo número posible de recuperaciones e internadas por parte de la Ponferradina. 

Sin excesivo peligro por parte de ambos, Agus Medina y Paris Adot fueron el gran quebradero de cabeza para el Huesca durante el primer tiempo, aunque realmente quien contó con ocasiones algo más claras fueron los de Xisco. Nwakali, con un disparo lejano que hizo estirarse a Amir, y Andrei Ratiu que de forma incomprensible no remató un balón a placer centrado por Seoane. Por su parte, Andrés Fernández también tuvo que salvar a los suyos nada más empezar, a disparo de Sergi Enrich. 

Tras el regreso de vestuarios, el ritmo y la emoción empezó a acrecentarse. Y no en juego, sino en acciones que finalmente acabaron condicionando los últimos 25 minutos del choque. La primera de ellas, la expulsión justa de Marc Mateu en el 68', pues sin intención alguna acabó clavándole los tacos en el pecho a Paris, en una acción en la que de espaldas intentó controlar un balón alto que no logró. 

El conjunto de Jon Pérez Bolo ganó metros al Huesca, colgando balones hacia una defensa que hacía aguas como ya demostró con anterioridad. Y así, tras innumerables intenciones de los bercianos, llegaba el primer tanto de la tarde por medio de Edu Espiau. El atacante remataba centro altísimo en el que la confianza excesiva volvió a jugar una mala pasada a la zaga azulgrana. El delantero de la Ponferradina superaba por alto a Salvador, rematando posteriormente de una forma tan fuerte que fue imposible para Andrés.

A la heroica, tampoco daba la sensación de que el Huesca pudiese sacar algo positivo tras el gol local en el 84'. Tan difícil estuvo que Andrés, como no podía ser de otra forma, tuvo que vestir sus mejores galas para mantener con cierta vida a los suyos. Otro error de Salvador a la hora de despejar un balón provocó que Espiau gozase de un mano a mano ante el meta azulgrana, quien sacó una mano impresionante para evitar el 2-0.

Cuando todo parecía acabado, Paris Adot y Mikel Rico protagonizaban la que podía ser la última jugada del partido en el área de la Ponferradina. Tras varias pugnas, el VAR dictaminaba que el defensa berciano había cometido penalti sobre el vasco, quien recibió una patada al pelear el balón en un último despeje, siendo este el primero en llegar al esférico. Así, Seoane colocaba las tablas definitivas en el marcador, y lo hacía en el 97' para salvar los muebles en un partido flojo por parte de los oscenses. El Huesca no sería el único que acabaría con un jugador menos, pues Copete era expulsado tras haberse revisado una agresión a Buffarini. 

Con un papel muy flojo, aunque escasamente mejor que ante el Amorebieta, Xisco Muñoz y la plantilla tiene un trabajo enorme que hacer por delante. La falta de ideas sigue acusando a un equipo que mejora muy poco y que en tres días tiene otro partido importante. El viernes, a las 21 horas, recibirá a un Leganés también en horas bajas.