sd huesca

El Huesca se va de vacaciones con el sabor amargo de ser colista

Los oscenses están a 8 puntos de la salvación y cada vez la situación es más complicada

Valencia SD Huesca Mestalla partido fútbol
La cruel derrota en Valencia ha hecho mucho daño de nuevo al vestuario

La despedida del histórico año para la Sociedad Deportiva Huesca por el ascenso es amarga con una situación en la clasificación muy compleja, tras las 17 jornadas disputadas. Los azulgrana sólo tienen 8 puntos y los rivales que están por delante se van escapando. El Rayo ya suma 13, Villarreal tiene 15, con un partido menos, Athletic Club 16 y el Leganés y Real Sociedad 19 puntos. Viendo esta situación hay que empezar hablar de milagro.

De momento hay una semana de fiesta y a la vuelta a preparar el primer encuentro de 2019 contra el Betis en El Alcoraz y a confiar que cambie la suerte, además de otras cosas, para que el Huesca sea más competitivo y sume puntos.

Si hablamos de llegar a los 40 puntos, a los azulgrana les haría falta sumar 32 en 21 partidos, que son los que quedan para terminar el campeonato. Habría que hacer una gran segunda vuelta y para eso hay que mejorar cosas.

Estos días van a ser importantes, a partir del 1 de enero, para reforzar el plantel. Hay jugadores que pueden tener los días contados como Werner, Longo o Semedo, entre otros, en función de lo que pueda venir. Quedan dos fichas libres y la intención es fichar futbolistas que den ese salto de calidad que permita afrontar la segunda parte del campeonato con otras expectativas.

Hace unas semanas que el Huesca merece mucho más, pero no lo consigue y Francisco no sabe ya que más hacer. Este precisamente puede ser otro problema, que le entrenador no pierda la fe y piense en tirar la toalla, porque en el club se le ve como pieza fundamental, pero el almeriense no conoce la victoria en once encuentros dirigiendo a los azulgrana.

La plantilla está citada el día 30 por la tarde para la vuelta a los entrenamientos de cara al partido con el Betis del día 5 de enero en El Alcoraz.

Comentarios