R VALLADOLID- SD HUESCA

El Huesca sigue sin rumbo

Al Huesca le faltaron ideas ante un Valladolid superior que marcó en el minuto 28' y que tuvo un gol anulado por el VAR en el 49'

El Huesca apenas llegó al área del rival
El Huesca apenas llegó al área del rival  y sigue sumando resultados negativos

Los azulgrana no despiertan y siguen sumidos en una espiral negativa. El encuentro con el Valladolid mostró un Huesca incómodo, con gran dificultad para llegar al área contraria, y sin crear apenas situaciones de peligro y terminó perdiendo por 1-0. En el minuto 28, Alcaraz marcaba el gol por falta directa para adelantar en el marcador al Valladolid y llegar así al descanso. En la segunda mitad las sensaciones fueron prácticamente calcadas. El susto lo protagonizó Leo Suárez con un gol anulado por el VAR en el minuto 49. Los oscenses no dan con la tecla para mejorar los resultados, ni siquiera ante los vallisoletanos a quienes se podía considerar como rival directo.

Sorprendía Leo Franco con una revolución en el once en el que aparecían Serdar Guler y Sastre y se caían Cucho, Gallar y Musto. Pulido se mantenía en el lateral derecho y Miramón en el izquierdo. Por aquí vino uno de los primeros problemas del Huesca que no tenía salida por banda y se atascaba por el centro donde Moi no tenía posesión de balón para distribuir juego.

Poco tardó el Valladolid en mandar en el partido, mientras el Huesca no encontraba su sitio, ni el juego que esperaba Leo Franco. De todas formas no hubo ocasiones claras. La falta lanzada magistralmente por Alcaraz abrió el camino a un Valladolid que está de dulce y que se mostraba con las ideas claras.

Con el 1-0 comenzaba una segunda parte donde los azulgrana andaban aturdidos por el terreno de juego y sin rumbo. Desaparecidos en ataque, solo quedaba intentar que los vallisoletanos no cerraran el partido. El gol anulado a los locales por el VAR por fuera de juego, le dio vida al Huesca.

Y otra vez se repetía la historia, los cambios y la necesidad de irse arriba hizo que se viera otro equipo. Al final hubo ocasiones en las botas de Semedo y Longo que podían haber salvado algún punto. Pero también es cierto que el Valladolid perdonó en un par de acciones claras. El Huesca apretó al final, pero el resultado no cambió y de nuevo derrota y complicaciones para un equipo que no termina de dar con la tecla dela victoria desde la primera jornada y que, además, solamente lleva un gol en cinco partidos y medio.

Sin un once claro y definido y sin estrategia de juego parece condenado  a la cola de la clasificación. Ahora hay dos semanas para que el equipo trate de recomponerse, porque el empate de la semana pasada ante el Girona hizo pensar a la afición que podría ser el punto de inflexión a una mala racha. El varapalo de este domingo descartaba que sea así.

Comentarios