sd huesca

El Huesca suma tres puntos y se da un baño de felicidad

Los azulgranas vencían por 4-0 al Valladolid en un buen partido con acierto y que sirve para seguir soñando

Los jugadores del Huesca celebran uno de los cuatro goles que marcaron este viernes al Valladolid en su segunda victoria en El Alcoraz / Rafael Gobantes
Los jugadores del Huesca celebran uno de los cuatro goles que marcaron al Valladolid en El Alcoraz / Rafael Gobantes

Hacía falta un victoria y que mejor manera que encima goleando y haciendo un buen fútbol, con solidez defensiva, y acierto ante el gol. Marcó Enric Gallego en la primera parte y Pulido, Moi Gómez y Chimy Ávila redondearon la goleada. El Alcoraz vivió el partido sabiendo lo que había en juego y al final solo son tres puntos, pero que pueden valer mucho para ir poco a poco recortando la diferencia con los rivales en la lucha por la permanencia.

Francisco no se lo pensó y dio entrada al recién llegado Galán en el once y mantuvo la defensa con tres centrales y el equipo fue el mismo que ante la Real. El comienzo no fue bueno para los intereses de los azulgranas que se encontraron con un Valladolid que salió con fuerza y llevó peligro con varios centros laterales. Alcaraz con remate de cabeza lanzó el primer aviso, con una buena intervención de Santamaria

Pero no tardó en reaccionar el Huesca y Enric Gallego empezó a dejarse notar. Un remate, también de cabeza, y respondió en esta ocasión Masip con otra gran parada. En el minuto 19’ Enric se adelantó a su marcador y se fue solo a puerta y no falló. Era el 1-0 que ponía por delante a un Huesca que fue mejorando, aunque el Valladolid estuvo bien en el primer tiempo, aunque le faltó mordiente.

Fue en la segunda mitad donde se desmelenaron los de Francisco. Pulido marcó un gran gol de cabeza en el minuto 50’ para hacer el 2-0. Sin tiempo de reaccionar para los vallisoletanos llegó el 3-0 por mediación de Moi en el 53' que aprovechó un balón suelto dentro del área. Y finalmente Chimy Ávila en el 77' hizo el cuarto ante el delirio de la grada.

El VAR fue protagonista y anuló un gol de Óscar Plano por fuera de juego y dio validez, con suspense, al del Chimy.

Se hizo justicia y es que el Huesca fue mejor. Solamente son tres puntos, pero que demuestran que los azulgrana quieren seguir vivos y van a pelear hasta el final. Ahora toca disfrutarlo el fin de semana y que se pueda sacar el mayor provecho de puntos a la victoria a la hora de recortar a algunos rivales.

Comentarios