SD Huesca 

El Huesca vuelve a la senda del triunfo en Anduva

Los oscenses ganan 0-1 ante el Mirandés con un gol de Marc Mateu y cierran una racha negativa de cinco jornadas sin conocer la victoria

Los jugadores de la SD Huesca celebrando el gol en Anduva ante el Mirandés
Los jugadores de la SD Huesca celebrando el gol en Anduva ante el Mirandés / LaLaiga

La SD Huesca ha conseguido una importantísima victoria ante en el Mirandés por 0-1 en un partido en el que los azulgranas han cambiado sus sensaciones respecto a jornadas anteriores. El gol azulgrana lo ha conseguido Mateu en el minuto 68 que ha sido definitivo para el triunfo, aunque con mucho sufrimiento en los minutos finales. Una pequeña mejoría a la que agarrarse y estreno de Xisco Muñoz en su cuarto partido en el banquillo oscense.

El entrenador apostó por un once con Andrés en la portería, Buffarini y Miguel Florian en los lateras y Pulido e Ignasi Miquel como centrales. El centro del campo era para Mosquera, Cristian Salvador y Seoane y las bandas para Ferreiro y Marc Mateu con Gaich en ataque.

Sin florituras, el Huesca estuvo siempre con orden en el terreno de juego e intentaba minimizar los errores ante un tímido Mirandés en la primera parte. Pulido con un remate de cabeza solo, Gaich con un tiro lejano que detuvo el portero y Seoane con un disparo al poste tuvieron las mejores oportunidades de la primera mitad. El Mirandés apretó en los minutos finales y Andrés estuvo acertado para evitar el empate.

Con 0-0 arrancaba la segunda mitad en la que Xisco empezó a cambiar piezas con la entrada de Rico y Juan Carlos por Cristian Salvador y Ferreiro manteniendo la misma disposición. En el minuto 68’, un saque de banda de Buffarini a Adolfo Gaich que puso un gran centro que remataba Marc Mateu servía para que los oscenses marcarán el 0-1 que sería definitivo.

El técnico dio entrada a Andrei Raitu y Escriche por Buffarni y Gaich y el último cambio fue Nwakali por Marc Mateu con problemas físicos. Todos contribuyeron a que al final no se escapara el triunfo. Hubo varias contras para sentenciar en las que no se acertó, pero sin duda la ocasión más clara fue un remate al poste de los locales en un centro chut que se paseo por la línea de gol y que desvió Pulido, consiguiendo de esta forma evitar lo que hubiera sido el empate de los locales.

El apoyo de unos 400 aficionados en las gradas de Anduva fue importante para aguantar esa presión del Mirandés y poder certificar la primera victoria de la era Xisco Muñoz y dejar atrás la crisis de cinco jornadas sin ganar que llevaba la SD Huesca.