baloncesto

El Levitec Huesca La Magia, a por un golpe sobre la mesa ante Gipuzkoa

El conjunto peñista quiere romper cuanto antes la mala racha de derrotas que acumula, visitando esta vez una dura plaza aspirante a todo

Levitec Huesca La Magia partido Peñas baloncesto Coruña
La necesidad del Peñas es máxima, por lo que tendrá que dar el 'do' de pecho ante el Gipuzkoa

El Levitec Huesca La Magia visita este miércoles, a las 20 horas, al Gipuzkoa en busca de la primera victoria de la temporada. Tras seis derrotas en los seis primeros encuentros de liga, la necesidad es máxima si el conjunto peñista quiere revertir una situación que, a priori, se presenta más que compleja dadas las dificultades que ha vivido desde el comienzo de la pretemporada.

Y es que se trata de uno de los dos únicos equipos, junto a Palma, que no ha ganado todavía. El viernes pasado estuvo cerca, pero las limitaciones de la plantilla y la superioridad existente por parte de los rivales ha hecho que ganar sea hasta el momento una quimera para el equipo de Lamúa.

Dentro de una semana corta para preparar el duelo ante uno de los aspirantes al ascenso a la ACB, la noticia positiva es que el técnico peñista recupera a Aitor Etxeguren. En sus palabras, “una pieza más para poder utilizarla” ante la amplitud de plantilla de la que gozan otros. Y no se trata de una excusa, puesto que Lamúa dejaba claro que los suyos tienen que ser “más consistentes en el último cuarto”, con el fin de que no suceda lo sufrido ante Coruña.

En lo que respecta a Gipuzkoa, se trata de un rival que llega después de haber vencido de forma rotunda a Palma el pasado domingo. En ese sentido, insistía en que “tendremos que estar muy bien defensivamente. Sobre todo, controlando su capacidad de anotación de tres puntos para poder estar en el partido”.

A pesar de la mala racha cosechada en el tramo inicial de la competición, los jugadores “vienen con la misma predisposición al trabajo”. Un elemento diferencial y fundamental para que los verdes logren salir cuanto antes de una peligrosa dinámica que les tiene sumidos en lo más bajo de la clasificación. Así, “no podemos acostumbrarnos a las derrotas. Tenemos que dedicarnos a nosotros mismos”.