SDHUESCA-REALMADRID

El Madrid llega en el peor momento anímico de los de Francisco

La Copa del Rey ha dejado muy tocado al vestuario que confía en salir a flote en la liga

Entrenamiento Pirámide SD Huesca
El equipo realizaba un entrenamiento de recuperación este viernes

La eliminatoria con el Athletic Club no ha servido para relanzar al equipo de Francisco, como se esperaba, sino todo lo contrario. Los ocho goles encajados y la imagen ha sido muy mala e incluso los aficionados más optimistas empiezan a perder la esperanza de enderezar el rumbo. El domingo visita El Alcoraz el Real Madrid y no parece el partido más propicio para conseguir esa ansiada victoria que tanto se resiste.

De todas formas con el paso de las horas se va viendo un poco más de optimismo, incluso en el vestuario que está tocado, como decía Aguilera, “por los resultados, por los goles encajados, porque no somos capaces de ganar, pero nos tenemos que quedar con que el domingo llega otro partido”.

El Real Madrid no es rival cualquiera, ni un partido más, y Aguilera tiene muchas ilusión por este partido, “como en todos los de este año. Jugar en Primera era una motivación que tenía desde que llegué aquí y lo hemos podido conseguir”, aunque reconoce que “sería más bonito si las cosas nos fueran mejor ahora”. Eso sí, “para el partido del domingo no hace falta motivación. Viene uno de los mejores equipos del mundo y eso es más que suficiente”.

La dificultad es máxima y el vestuario sabe que “va a ser muy complicado, pero nosotros tenemos que salir como siempre, a dar el 100%, y a tratar de cometer los menos errores posibles. Aun sin cometer fallos, estos equipos tienen muchas ocasiones y suelen llevar el control del partido durante los 90 minutos”.

Es cierto que se han perdido algunas de las buenas sensaciones entre la copa y Vigo, pero para Aguilera, “creo que deberíamos llevar 5 o 6 puntos más de partidos en casa en los que hemos sido superiores y que se nos torcieron por pequeños detalles”, todo ello corrigiendo los errores que partido tras partido se repiten. “Tenemos que ser mucho más sólidos en todas las líneas para poder corregirlo”.

Su mensaje a la afición es claro: “sigo con la misma ilusión del día que ascendimos y estoy seguro de que los resultados van a llegar tarde o temprano”. A pesar del momento, el vestuario cierra filas con el entrenador ya que al equipo “le gusta la forma de trabajar del míster y no hay ninguna duda sobre su trabajo. El vestuario está al 100% con él”.

Comentarios