sd huesca

Ferreiro: "Queda trabajar y estar unidos, es un momento difícil"

Uno de los veteranos del vestuario reconoce el mal momento de la SD Huesca y que no queda otra que seguir trabajando para encontrar soluciones

David Ferreiro Sociedad Deportiva Huesca
David Ferreiro durante un entrenamiento en el Pirámide

La derrota con el Leganés ha vuelto a encender todas las alarmas en la SD Huesca y es que la crisis de resultados es patente y el cambio de entrenador ha cambiado poco o nada al equipo. Xisco Muñoz ha dirigido tres partidos con dos empates y un derrota y el equipo está pendiente de como acabe la jornada, pero ahora mismo toca mirar más hacia la zona de descenso que hacia arriba de una clasificación donde el Huesca se está metiendo en un auténtico lío.

Ferreiro lo reconocía al final del partido con el Leganés que “desde que llegue aquí es el momento difícil". Y dentro de las explicaciones, reconoce que “es la tónica de toda la temporada, un querer y no poder. Trabajamos pero no generamos ocasiones y nos cogen a la contra. Con el nuevo míster hemos mejorado defensivamene, pero arriba tenemos que dar un paso más. Queda trabajar y estar unidos, es un momento difícil".

Hablar ahora de ascenso es una utopía y para Ferreiro “ no podemos engañar a nadie, se está viendo en el terreno de juego, no estamos demostrando esa ambición de estar arriba. Hay que estar más unidos que nunca. Poner más trabajo e ir a por los siguientes partidos", señalaba. Y un objetivo claro es "hacernos fuertes en El Alcoraz".

La situación es compleja y solo se puede “pensar en mejorar y entrenar. El día a día tiene que ser bueno, darle intensidad a los entrenos y ofrecer trabajo y más trabajo. Es un momento difícil no están saliendo las cosas. El inicio fue bueno, pero hemos caído en una dinámica mala, y hay que mejorar".

Sobre las críticas y opinión de los aficionados tiene claro que “cada uno es libre de opinar, de animar, y estar con el equipo. Es normal que critiquen, no estamos dando lo que ellos quieren. La gente estaba ilusionada”. 

La plantilla tiene ahora una semana por delante para intentar mejorar y trabajar con un Xisco que ya reconocía que le preocupa todo, en referencia a las posiciones en el campo y la dinámica que lleva el equipo. El partido con el Mirandés del sábado será otro examen para ver si hay reacción en un equipo que ahora mismo está hundido y sin encontrar soluciones.