CICLISMO

Gran afluencia de ciclistas al territorio Puro Pirineo

Tomás Arcas  considera que la zona va camino de convertirse en el segundo destino nacional MTB por detrás de Zona Zero

Puro PIrineo. Enduro
Las rutas de Puro Pirineo están registrando gran afluencia de ciclistas

El ciclismo va camino de pasar de ser una actividad deportiva a una actividad económica debido a la gran cantidad de practicantes que ya hay y que no para de crecer hasta tal punto, explicaba Tomás Arcas, presidente de Puro Pirineo, que, en ocasiones, existen incluso problemas de suministro de material de bicicletas. Nos guste o no, añade, el mundo se va a llenar de bicicletas. Y, lleno, está, sin duda, este verano, el valle de Benasque.

Arcas indicaba que en Puro Pirineo están muy satisfechos con las visitas y afluencia que se están registrando este verano. Y es que añade el presidente de la asociación, la bicicleta reúne muchas características que hacen que el ciclismo sea la actividad deportiva óptima para practicar en la actual situación.

Tomás Arcas, presidente de Puro Pirineos

No se aprecian cambios en el perfil de ciclista que disfruta de Puro Pirineo aunque han crecido las modalidades desde el que apuesta por el deporte en familia, a quien lo hace por la bici de carretera o la eléctrica que está irrumpiendo con mucha fuerza. A corto plazo, van a convivir, decía, bicicletas de todos los tipos y disciplinas.

Considera Arcas que Ribagorza, va camino de consolidarse como segundo destino MTB, especializado en enduro, tras Sobrarbe y eso exige también que los establecimientos se adapten y se reciclen porque el ciclista quiere que quien le atienda le pueda informar de caminos y rutas y encontrar servicios específicos.

Tomás Arcas, presidente de Puro Pirineos

Acerca de lo sucedido, recientemente, en Cerler donde la asociación de vecinos manifestaba su preocupación por el paso de ciclistas por una calle del pueblo, incluida en la ruta de La Mina de Puro Pirineo, y la decisión del Ayuntamiento de prohibir la circulación de bicicletas en ese tramo, Tomás Arcas explicaba que cuando nació Puro Pirineo el criterio al diseñar rutas era acercarlas a los pueblos para promocionarlos pero, en algunas localidades, debido, al elevado número de turistas o la estrechez de las calles se han generado pequeños problemas de convivencia.

Cuando la asociación fue conocedora del malestar de los vecinos de Cerler se colocaron carteles para disuadir a los ciclistas y, finalmente, indicaba, se optó por variar el trazado. El Ayuntamiento, añadía optó por colocar una señal de ‘prohibido’ para tratar de minimizar las afecciones.

Arcas pedía, a quienes se han hecho eco de la cuestión en redes sociales, que no se saquen las cosas de contexto y que no se realicen críticas poco constructivas.

Recordaba que hay carteles en todos los pueblos que forman parte de Puro Pirineo para recordar a los ciclistas que deben moderar la velocidad pero sino surte efecto no hay problema, concluía, en variar la ruta o colocar obstáculos que obliguen a frenar.

Comentarios