FÚTBOL

Victoria del Huesca ante el Sevilla para seguir creyendo

Con un gol en el descuento del Chimy Ávila los azulgrana ganaban 2-1 en un partido de infarto con el VAR y que duró 99 minutos

SD Huesca- Sevilla
Partido intenso y que levantaba a los aficionados de las gradas para empujar a su equipo a la victoria

Los azulgrana volvían a desatar la euforia en las gradas de El Alcoraz al grito de “sí se puede”. En los últimos segundos del tiempo añadido el Chimy Ávila sentenciaba el partido de la SD Huesca contra el Sevilla con un 2-1 que demuestra que el equipo oscense lucha contra los grandes para quedarse en la Primera División y recorta distancias con sus competidores directos y se queda a tres puntos de la permanencia.

De nuevo, el choque fue intenso desde el principio; en el minuto 6 Juanpi inauguraba el marcador. Con ese gol de ventaja transcurría todo el encuentro hasta que en el 83’ empataba Ben Yedder. El marcador igualado no desanimaba a los azulgrana que reaccionaban en el 96’ con el decisivo gol del Chimy. La SD Huesca continúa sin reblar, a pesar de las bajas que ha sufrido en las últimas semanas.

Y es que los contratiempos no cesan. En esta ocasión era Miramón el que se lesionaba en el minuto 36’ y obligó a Francisco a retocar su plan inicial colocando a Ferreiro en el carril derecho y a Chimy Ávila por delante. El gol le dio esa tranquilidad de ir por delante a los locales, pero contando que enfrente había un gran conjunto y que de la mano de Banega intentaba buscar sobre todo la banda de Navas para llegar a la portería contraria, aunque sin ocasiones claras en el primer periodo.

La segunda parte fue totalmente de los visitantes que apretaron a un Huesca que se defendía con uñas y dientes. En el 83’ llegó el empate con un penalti de Yangel Herrera que transformó Ben Yedder. Una acción de VAR que se tardó en decidir por un posible fuera de juego.

Quedaban unos diez minutos de infarto y pasaron muchas cosas. El Huesca reaccionó, pero fueron los sevillistas los que marcaron, un gol que fue anulado por el VAR por fuera de juego. Ese susto dio todavía más alas a los de Francisco que se fueron a la desesperada y que encontraron el premio al esfuerzo en una acción en la que Chimy Ávila marcó, desatando el delirio en la grada, no exento de intriga por la espera del VAR para ver si era legal.

La locura se desató en El Alcoraz cuando el arbitro pitó el final y los tres puntos se quedaban en el casillero oscense. El Huesca sigue recortando y se mete de lleno en la lucha por la permanencia. Con los pies en el suelo y pensando que todavía queda mucho camino por delante.

Comentarios