CICLISMO

Jaca recuerda este sábado a Mariano Cañardo

Este sábado se celebra en Jaca el Encuentro de Amigos de las Bicicletas Clásicas

Cañardo
Cartel de la Kedada

 José Maria Pérez del CC Mayencos, coleccionista de maillots e impulsor desde años del deporte de la bicicleta en la Jacetania, es uno de los organizadores de esta actividad que realizará una ruta de 50 km este sábado y que saldrá de la plaza Ripa de Jaca a las diez de la mañana recordando a José Maria Javierre (primer corredor español en participar en el Tour de Francia) para continuar por Baros, Ulle, Jarlata, Sabiñanigo, Cartirana, Larres donde esta enterrado el padre de Cañardo para regresar a Jaca por Borres y la carretera de Baraguas.

CAÑARDO

Mariano Cañardo Lacasta nació el 5 de febrero de 1906 en Olite, Navarra. Su padre era guardia civil y se crió en Huesca, siendo pastor desde niño. A los 13 años se quedó huérfano al morir su madre (su padre lo había hecho 7 años antes) y para luchar contra el hambre se tuvo que trasladar a Barcelona, donde vivía una hermana mayor, que le acogió. En la ciudad condal se hizo carpintero y persianero.

Más de cien triunfos, siete veces ganador de la Volta a Catalunya y  cuatro veces ganador  del Campeonato de España (aún récords), fue el primer español en disputar el Giro(1931) y corrió seis Tours (6º en 1936). Pero no se prodigó en el extranjero porque ganaba más dinero en España.  Trabajó como carpintero y en fábricas hasta que se compró una bici como explicaba Chema Bermejo.

A los 18 años aprende a andar en bici y el joven Cañardo se compra una bici a plazos y con 19 años disputa su primera carrera. Su buen hacer le anima a apuntarse la Volta a Catalunya de 1926, y en su debut acaba tercero. Al año siguiente lo vuelve a intentar, quedando segundo, estando por cierto enrolado en el equipo ciclista del FC Barcelona. El ganador de estas citas es el francés Victor Fontan, que le convence para participar en la ronda de su país natal: el Tour de Francia. En esta su primera participación se le estropeó la bici y tuvo que acabar con una prestada, de paseo.

Comentarios