balonmano

La ASOBAL, dividida con su presidente

Siete equipos, entre los que está el BM Huesca, exigen la dimisión de Adolfo Aragonés

Bada Huesca Ademar León partido balonmano
El próximo sistema de competición se abordará el próximo día 13 de junio

El balonmano español anda revuelto y los acontecimientos se suceden y la crisis es total. Siete clubes han decidido alzar la voz y piden la dimisión del presidente de la ASOBAL que además tiene un duro enfrentamiento con la Federación Española de Balonmano, entre otras cosas, por el formato de competición que quiere aplicar la próxima temporada al contar con dos equipos más la liga.

En concreto los clubes que se muestran disconformes con Adolfo Aragonés son FC Barcelona, Bidasoa, Granollers, Anaitasuna, Logroño, Benidorm y Bada Huesca, como han informado varios medios estos días.

Todo viene de lejos, desde las elecciones de marzo donde un voto decidió la continuidad de Aragonés y la herida sigue abierta en la ASOBAL, que "viaja sin rumbo, sin unión, sin imagen exterior, sin proyecto ni a corto, ni medio ni largo plazo", según los disidentes, que también inciden en la guerra abierta con la RFEBM.

En la carta hablan de falta de transparencia, nula gestión en todo lo relacionado con los efectos en la Liga de la pandemia de la covid-19 y falta de información sobre la negociación con la Federación Española del sistema de competición de la Liga 2020-21.

En el BM Huesca nunca han ocultado ese desencuentro e incluso el presidente Pachi Giné ya decidió no participar en una de las reuniones telemáticas al entender que el comunicado anterior no recogía todo lo abordado en la reunión. En ese momento el Bada Huesca defendía que no hubiera descensos y contó con el apoyo de los clubes de la competición, así como al Cangas, aunque la ASOBAL no informó nunca de ello públicamente.

Los clubes, excepto al parecer el Barça, no quieren cambiar el sistema de competición a dos grupos en una liga con menos partidos porque se entiende que habría un perjuicio económico para los equipos. Además la Federación plantea suprimir la Copa ASOBAL para aligerar el calendario. Veremos que sucede el día 13 de junio en la Asamblea federativa.

Las malas relaciones entre ASOBAL y RFEBM hace que la cuerda todavía esté más rota, entre algunos clubes y los próximos organismos que rigen el balonmano español.

Comentarios