pruebas de montaña

La Canfranc-Canfranc acoge a 883 corredores y puede convertirse en Copa del Mundo en 2020

La prueba de montaña, que alberga 5 recorridos distintos, tendrá lugar este fin de semana, 14 y 15 de septiembre

Canfrnac-Canfranc 2019
Inés Veintemilla -Concejala de Deportes-, Fernando Sánchez, Jorge Palop y Alex Valera presentaban ante los medios la Canfranc-Canfranc con todos los detalles

Tras un verano repleto de actividades, llega la época deportiva que comienza con la decimotercera edición de la prueba de montaña Canfranc-Canfranc. Una carrera fijada en el calendario de la localidad que, en esta ocasión, aumenta el número de corredores un 25%, llegando a 883 inscritos. Este año, acogerá cinco pruebas -100 km, 75km, 45km, 16km y andada de 13km- y será un éxito nacional e internacional, con deportistas de distintos puntos del mundo y un 15% de mujeres, algo poco común en las pruebas de montaña.

Fernando Sánchez, Alcalde de Canfranc, anunciaba que dentro del salto de calidad que quieren dar, es probable que en 2020 Canfranc convierta las pruebas de 45km y 16 km en la Copa del Mundo Mountain Running. Además, asegura que "se está estudiando la posibilidad de hacer también un Campeonato del Mundo de las pruebas de 45 km y 16 km".

Pero teniendo en mente esta edición de la Canfranc-Canfranc, que se celebrará este fin de semana, destacar que solo un 26% de los inscritos son aragoneses; mientras que el 1,5% viene desde Portugal, el 1’7% será francés, y la novedad es que el 2% llegará desde Sudamérica. Además, será imprescindible la colaboración de los 250 voluntarios.

En enero se acababan las plazas para participar en la más dura, la prueba de 100 km; la siguiente en nivel, de 75 km, ha completado el 70% de las inscripciones; en cuanto a la maratón y la prueba de 16 km, han completado también casi al completo su aforo; y, por último, la novedosa andada de unos 13 km contará con un total de 50 personas, una buena cifra para ser la primera edición.

Este año estará presente en la carrera más dura Salva Calvo, reconocido deportista que ganó la primera edición de la Canfranc-Canfranc y viene con ganas de volver a correrla.

El organizador Alex Valera quiere calmar a los corredores y al público que quiera acudir resaltando que se está estabilizando el tiempo y las probabilidades de lluvia, poco a poco, están disminuyendo.

El presupuesto de esta prueba de montaña ronda los 50.000€ y gran parte de este dinero lo resuelven con las inscripciones.

Canfranc - Canfranc
Parada en la cima Collarada con vistas al Ibón de Ip. Foto Mayayo

Apoyo militar y sanitario

La organización y el Ayuntamiento recibían el gran apoyo de las distintas unidades jacetanas, el Regimiento Galicia, la Unidad de Servicios con base en Oroel, y la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales, y también voluntarios civiles del ámbito de la medicina.

Jorge Palop, Comandante Médico y Jefe de Salud de la Escuela Militar de Montaña, aseguraba que les gusta colaborar en estos eventos y pondrán a disposición de Canfranc un plan de asistencia sanitaria. En este, habrá medios móviles –ambulancias todoterreno- y un total de 7 puestos fijos que, al estar en movimiento, se convertirán en unos 12. En cuanto al personal sanitario, habrá un total de 7 médicos, 8 enfermeros, 9 conductores y sanitarios y 28 controles.

Canfranc - Canfranc
Neveros en la zona del Aspe. Foto Mayayo

RECORRIDOS

La gran prueba de 100 km acumula casi 9.000 metros de desnivel positivo y comienza ascendiendo al Paso de los Sarrios, para llegar posteriormente el Pico Collarada, descender y volver a subir hasta el Pico de La Moleta, Pico Porrón hasta alcanzar el Vértice de Anayet; posteriormente recorre Canal Roya y pone su broche de oro en el Valle del Aspe. Se trata de dar una vuelta al pueblo de Canfranc recorriendo todos sus valles, picos, crestas e ibones.

La Ultra 75km comienza con 1.500 metros de desnivel positivo en apenas 6 kilómetros de longitud hasta alcanzar los 2.572 metros de altitud del pico de La Moleta. Desde este punto recorre los picos Porrón, Vértice de Anayet, Larraca y Aspe, atravesando Canal Roya, Astún y Aspe.

La maratón de 45 kilómetros, tras una primera subida de 1.500 metros positivos, comienza un descenso rápido y técnico al valle de Izas. Continúa con un km vertical a Larraca, para después atravesar el valle de Astún y la estación de esquí de Candanchú. La última parte de la carrera transcurre por Loma Verde y la base del pico Aspe, antes de llegar al collado de Estiviellas, donde comienza la última y larga bajada hasta la meta.

La prueba de 16 km trata de subir y bajar La Moleta. Y por último, la novedad de este año es una andada que recorre en apenas 13 kilómetros toda la zona del Río Seta, Tortiellas Alto y Bajo, y desciende hasta Canfranc después de haber subido al Collado de Estiviellas.

Canfranc - Canfranc
Coronando la canal al Pico Aspe. Foto Mayayo
Comentarios