montaña

La Canfranc-Canfranc se despide hasta el año que viene, que volverá a aspirar a Copa del Mundo

Una edición marcada por los nuevos protocolos frente a la covid-19 ha conseguido reunir a 800 corredores nacionales e internacionales

Marcos Ramos a su llegada a meta. Foto: Mayayo
Marcos Ramos a su llegada a meta. Foto: Mayayo

Canfranc ha vivido un fin de semana plenamente deportivo con la presencia de 800 corredores venidos de dentro y fuera de España. Las cuatro pruebas de la Canfranc-Canfranc se llenaban a pesar de las restricciones provocadas por la Covid-19, que obligaba a reducir los 1000 dorsales previstos en un primer momento. Ha sido el año más difícil, reconocía el alcalde de la localidad, que destacaba la promoción conseguida en un año en el que han tenido que sortear muchas piedras en el camino.

Los nombres propios de este año comienzan por el ganador de la Ultra más dura, la 100k con más de 8.8oo metros de desnivel. El turolense Marcos Ramos se corona como profeta en su tierra con una marca de 18.15.41 y la vasca Jainone Sasieta se alzaba con el primer puesto en féminas tras 28 horas y 53 minutos.

La Ultra 75k se la llevan Jordi Gamito (12h19m) y Silvia trigueros (15h17), y la maratón era para el francés Thibaut Baronian, que pulverizaba el récord en 5 horas y 15 minutos. En féminas se la llevó Oihana Kortázar tras 6 horas y 37 minutos.

El domingo se disputaba la carrera de 16 kilómetros y 1600 metros de desnivel, que ha sido para Servant Nadege (2.08.18) y Antonio Martínez (1.47.35).

Un año con medidas excepcionales de prevención de contagios
Toma de temperatura, salidas escalonadas y una nueva organización de avituallamientos son sólo algunos de los cambios que han tenido que arbitrar los organizadores de la prueba para cumplir con los nuevos protocolos de prevención de contagios.

La andada popular se suspendió para poder cumplir la normativa y porque al tratarse de un evento popular, consideraron que era la prueba que más dificultades suponía para cumplir el protocolo.

El año que vienen volverán a aspirar a ser Copa del Mundo
Este año, antes de la polandemia, la Canfranc-Canfranc había conseguido entrar en la red de Copa del Mundo de Carreras de Montaña WMRA. Era la primera vez que la Copa del Mundo visitaba España, pero la situación sanitaria obligó a suspender muchas de esas pruebas y por lo tanto la Copa. Pero Canfranc volverá a optar, algo que confirman tanto el director de la prueba, Alex Varela, como el alcalde de la localidad, que destaca el salto en promoción y reconocimiento que supone estar incluido en este circuito internacional.

“Una vez más hemos puesto a Canfranc, su Valle y el Pirineo Aragonés en el mundo del trail. Voluntarios, corredores, organización...gran trabajo en el año más difícil. La promoción de nuestro territorio tras este evento no tiene precio”, decía el alcalde de Canfranc, Fernando Sánchez, al acabar esta edición en la que han participado también más de 200 voluntarios, la mayoría de la zona.

Comentarios