sd huesca

La 'era Rubi': una época gloriosa e imborrable para la SD Huesca

El técnico catalán consiguió lo impensable en la temporada 17/18, llevar a la SD Huesca a Primera División tras una campaña de récord

Rubi confía en su equipo para sacar adelante el partido con el Real Zaragoza
El técnico catalán firmó posteriormente por el RCD Espanyol, en la campaña 18/19

Este próximo sábado, la SD Huesca visita a un Almería que no levanta el pie del acelerador en busca de un ascenso cada vez más cercano. Gran parte de culpa la tiene Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, quien solo dejó buenos recuerdos en el club y la afición oscense al lograr algo tan improbable e impensable como el histórico ascenso a Primera División a término de la temporada 17/18.

Su paso fue efímero, concretamente durante una campaña, en la que se vivieron tanto buenos como malos momentos que sirvieron para que el catalán y sus pupilos lograsen algo desconocido hasta dicho momento. Comandado por jugadores como Remiro, Pulido, Melero, Cucho Hernández o el Chimy Ávila entre otros, el Huesca se convirtió en un equipo a batir para cualquier rival de la categoría.

Superando los registros del Huesca de Anquela, Rubi configuró un conjunto que obtuvo en El Alcoraz 45 puntos de los 75 cosechados en total al término de la competición. Mientras tanto, hasta la jornada 17, recientemente concluida en la actual liga, sumaba 32 puntos en comparación de los 40 que acumula ahora con la UD Almería.

Números algo inferiores, pero que le dan más valor todavía a lo que obtuvo la SD Huesca con uno de los presupuestos más bajos de la categoría. Además, hasta en dos tramos de aquella campaña llego a acumular diez encuentros sin perder, con siete victorias y tres empates en la primera racha y ocho victorias y dos empates en la segunda. Lógicamente, números de aspirante a todo tal y como acabó siendo.

Sin embargo, llegó a estar al borde del cese tras ocho partidos consecutivos sin conocer la victoria, los cuales hicieron peligrar las opciones de ascenso al perder un colchón de 11 puntos respecto al tercero clasificado. Como todo equipo de categoría superior, el Huesca supo reponerse de aquello para acabar venciendo en cinco de los últimos ocho duelos, fundamental para ser matemáticamente equipo de Primera División al término del Lugo 0-2 Huesca.

Rubi hizo del Huesca un equipo mejor, incluso cuando parecía imposible tras el play off logrado anteriormente a los mandos de Juan Antonio Anquela. La ‘era Rubi’, por breve que fuese, siempre será recordada por todo lo que supuso tanto deportiva como económicamente para el club. Este sábado, a partir de las 18:15h, será más avivado su recuerdo en los Juegos del Mediterráneo, donde estará presente como el gran contrincante a superar.