oikos

La operación Oikos que conmocionó a Huesca, un año después

El Juzgado de Instrucción número 5 sigue investigando los informes policiales que denuncian temas de apuestas y primas a terceros en el fútbol español

Operación policial en la sede de la SD Huesca
El día 28 de mayo de 2019 comenzó la operación  Oikos en Huesca

Hacía una semana que había terminado la aventura de la SD Huesca en Primera División y seguidamente, el 28 de mayo de 2019, la ciudad se levantó con un sobresalto al conocer que la sede del club estaba custodiada por Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional que iniciaban una operación relacionada con amaños de partidos a través de las apuestas que salpicaba directamente a la entidad con la detención del entonces presidente Agustín Lasaosa y el jefe de los servicios médicos del club, Juan Carlos Galindo.

En la operación, bautizada como “Operación Oikos”, eran detenidos varios futbolistas, Carlos Aranda, exjugador de varios equipos de Primera División; el exjugador del Real Madrid y de la selección española Raúl Bravo; Íñigo López, ex jugador de la SD Huesca y en ese momento en el Deportivo de La Coruña y Borja Fernández, del Real Valladolid.

A todos los detenidos se les investigaba por su presunta pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales. Según apuntaron fuentes policiales, en ese momento, se estaba desarrollando esta operación contra el amaño de partidos de fútbol para obtener beneficios en las apuestas deportivas tras una denuncia de la Liga de Fútbol Profesional.

También se vieron involucrados, Carlos Martín Briones, ex jugador del Sariñena, y Samu Sainz, ex jugador del Huesca, así como el ex director deportivo azulgrana Emilio Vega y otros futbolistas como Carlos Caballero Pérez y Borja Gómez Pérez.

El partido SD Huesca – Nástic, con un aumento de las apuestas inusual para un encuentro de Segunda División, levantó las sospechas de LaLiga y de los organismos que las controlan y fue el detonante. Los azulgrana habían ya ascendido en ese mes de mayo de 2018 y no se jugaban nada y eso hizo que la Policía investigara un presunto amaño del que a día de hoy todavía no hay pruebas y todo se basa en indicios, según el sumario. Otro partido sospechoso era el Valladolid – Valencia con el que finalizaba la liga en 2019, con un presunto amaño también.

Se montó un revuelo mediático que manchó el nombre de una ciudad y un club que había sido un ejemplo de gestión tras haber ascendido a Primera División

Después de unos días intensos y de nervios por las detenciones de Lasaosa y Galindo o que la SD Huesca se viera involucrada e investigada, el Juez Ángel de Pedro los puso en libertad bajo fianza y las pesquisas siguieron su curso, ante un revuelo mediático que manchó el nombre de una ciudad y un club que había sido un ejemplo de gestión y de cariño por todo el mundo tras haber ascendido a Primera División.

Fueron pasando los meses sin que trascendieran más noticias que conversaciones telefónicas que implicaban a los detenidos y que la Policía Nacional fue entregando al juez.

El día 26 de noviembre llegaron unas segundas detenciones a las que se sumaron Francisco Javier Atienza, ‘Pichu’, futbolista del Real Zaragoza; el director financiero de la Sociedad Deportiva Huesca, Carlos Laguna, el empresario Jesús Sanagustín, Rodrigo Fernández, representante de jugadores, el ex futbolista Aritz López Garay y Jacobo Sanz. Otro ex jugador de fútbol. En este caso la denuncia era por una presunta prima a terceros de la SD Huesca al Reus de 250.000 euros para que derrotase al Real Valladolid en el partido disputado el 4 de junio de 2017 y que terminó con victoria de los catalanes por 2-0. De esta manera se allanaba el camino al play off' de ascenso a Primera División de los oscenses

Se trataba de una segunda parte de la Oikos que de nuevo salpicaba al club azulgrana y a varias empresas proveedoras con un documento manuscrito donde figuraban varios nombres y cantidades que se relacionan con esa supuesta prima. Las declaraciones están previstas para las próximas semanas, después que la instrucción se viera paralizada por la crisis sanitaria de la covid-19. Entre esas declaraciones está la de la Sociedad Deportiva Huesca que espera, por fin, poder hablar ante el Juez Ángel de Pedro y quedar desvinculada del caso al entender que no tiene nada ver en las acusaciones que realiza la Policía en su investigación y que ha aportado toda la documentación que se la requerido y se insiste que desde el club nunca ha salido ninguna cantidad que se pueda relacionar con un delito, en este caso de primas a terceros.

El proceso se ha prorrogado 18 meses más, ya que aunque en un primer momento el periodo para llevar a cabo las diferentes diligencias tocaba a su fin el 2 de mayo, finalmente éstas podrán seguir desarrollándose después de que, tras oír al ministerio fiscal y a las diferentes partes, el magistrado Ángel de Pedro haya entendido necesario prorrogar el plazo en 18 meses atendiendo a la complejidad del caso.

Han sido 12 meses de noticias filtradas pero con muchas dudas e incógnitas por resolver de una operación Oikos que tiene muchos tentáculos

Han sido 12 meses de noticias filtradas pero con muchas dudas e incógnitas por resolver de una operación Oikos que tiene muchos tentáculos ya que recientemente aparecían informaciones de la presunta compra de siete jugadores del Villarreal en el partido ante el Getafe del final de la liga en 2019 por 1,8 millones de euros, según se recogía de las investigaciones de las escuchas de los teléfonos de Aranda, que se sitúa junto a Bravo como cabecillas de toda esta operación.

Comentarios