sd huesca

La SD Huesca está pendiente del límite salarial para dar forma a la plantilla

Todavía hay mucho trabajo por delante, empezando por conocer quién será el técnico

José Luis Ortas, Manuel Torres, Rubén Garcia y Petón
José Luis Ortas, Manuel Torres, Rubén Garcia y Petón durante una comparecencia del club

Poco o nada se conoce a día de hoy de los movimientos que está realizando el club oscense y es que todavía hay muchos cabos sueltos para configurar el equipo, empezando por el nuevo entrenador. La dirección deportiva tiene muchos frentes abiertos y todavía no han noticias oficiales. José Antonio Martín "Petón", ya indicó esta semana que "esto no es una carrera de velocidad" por lo que parece que todavía hay que seguir esperando un tiempo más, que se espera no sea mucho más allá de una o dos semanas, en el caso del entrenador.

Uno de los asuntos importantes es el económico donde el club está pendiente de saber cuánto será el límite salarial para poder destinar a la plantilla. La ayuda al descenso, que se habla de unos 7 millones aproximadamente, los derechos de televisión, con unos 9 millones en la anterior participación en Segunda, y el traspaso de algunos jugadores que están en mercado, pueden permitir que la SD Huesca tenga una cantidad importante para hacer un buen equipo, como se lleva insistiendo desde que se consumó el descenso, como objetivo para la campaña que viene.

Rubén García, en la rueda de prensa de la semana pasada, también habló que era pronto para conocer cuántos fichajes serían necesarios. De momento hay 15 jugadores con contrato entre los que están el portero Álvaro Fernández, Javi Galán o Sandro que pueden tener opción de salir y continuar en Primera División. Ahora bien, desde el Huesca siempre han sido claros y no se venderán a cualquier precio, así que el que quiera hacerse con sus servicios tiene la opción de pagar la cláusula o llegar a un acuerdo con la entidad oscense.

Todavía tampoco hay noticias sobre las ofertas de renovación presentadas a Juan Carlos y Mosquera, algo que cuanto más se dilate en el tiempo, más difícil parece. Por lo tanto, compás de espera en todos estos asuntos con unos tiempos que no se corresponden con los que les gustaría a los aficionados.